Aprendiendo la técnica de serigrafía en casa

serigrafía en casa

La serigrafía es una técnica de impresión que consiste en transferir imágenes por medio de una pantalla de seda, o una tela metálica, a una superficie de tela de trama abierta, como por ejemplo el algodón que es perfectamente aplicable a este sistema.

Normalmente se realiza de la siguiente manera:

  1. Se realiza el diseño, se copia calca o imprime, y se convierte posteriormente en una transparencia. Esto se realiza en cualquier taller de impresión o de diseño gráfico y cuesta de 2 a 4 dólares según el tamaño, el tipo de motivo y el lugar donde sea realizado.
  2. Se coloca la prenda (por ejemplo una remera) en un bastidor o una superficie de madera fina, bien tirante para transferir el diseño sin imperfecciones.
  3. Se emplea una emulsión fotográfica, que por ser fotosensible debe ser trabajada en un lugar con poca luz, con una intensidad lumínica similar a un estudio fotográfico
  4. Colocar la emulsión sobre la estampa, dejar que esta se asiente durante aproximadamente 30 a 60 minutos, cubrir con un bastidor vitrio, con una tela metálica y luego aplicar presión a través de un razador
  5. Encender la luz directa de una lámpara y el resto de la habitación oscura, esto permitirá que esa luz focalizada funda la transparencia en dicha sustancia emulsiva.
  6. Se deja reposar unos 30 minutos.
  7. Finalmente se quita con chorros de agua fría y se verá el diseño perfectamente estampado.


¿Les parece complicado?, si la respuesta es afirmativa a no desesperar que a continuación les acercamos una variación de la técnica primaria para que la puedan realizar en casa: solo se necesita la tela, el diseño a transferir, crayones, cúter, plancha, papel, y listo.

Una técnica más casera:

  1. Crear un diseño y recortarlo a modo de esténcil.
  2. Colocarlo sobre una prenda a estampar perfectamente tirante.
  3. Rayar sobre esta virutas de crayones escolares multicolores con el cuter, colocar sobre este un papel blanco y la plancha a temperatura moderada para no quemar el papel, lo dejas unos segundos.
  4. Luego retiro la plancha y más tarde el papel. Quedará nuestro diseño en negativo, es decir en el color de la prenda rodeado de un collage de bellos colores, como salpicados.
  5. Y listo! a lucir los diseños más locos y originales, tan solo con lo que tenemos en casa.


Pero atención! a no dejar a los hermanitos sin colores para el jardín de niños. Vamos, anímense a crear sus propios motivos de manera sencilla, económica y ocurrente! Buena suerte!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios

BuscaTopo

¡Quiero saber más!

Anuncios