¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

¿Cómo aliviar el dolor de oído en niños? Trucos caseros efectivos

 0
calmando el dolor de oido en ninos con trucos caseros

Próximo al índice de resfríos, las infecciones del oído medio son la razón más frecuente de visita al pediatra. Todos sabemos lo molesto que cursa tal padecimiento: es intenso, agudo, y paralizante; tu humor se vuelve negro sin retorno. ¡Imaginemos entonces cómo sufren los niños, que no pueden explicar (ni entender) lo que les sucede!

Para aliviar molestias en los oídos de los niños debemos serenarnos, transmitir seguridad a nuestro hijo, y reflexionar, ante nada: ¿estamos seguros de que el pequeño es aquejado por un dolor agudo en el interior de los oídos? Repasemos las causas.

Posibles causas del dolor de oído:

  1. Entrada de jabón o champú en el conducto auditivo durante el baño.
  2. Ha tenido un resfrío recientemente (dos o tres días atrás).
  3. Infecciones en la encía, o en el oído propiamente dicho.
  4. Entrada de agua de piscina (fácil de considerar si el niño practica natación o matronatación, si es muy pequeño).
  5. Cambio de presión atmosférica (por viajar en avión, por ejemplo).
  6. Se ha golpeado en la cabeza o cuello (traumatismo).
  7. Se ha insolado (tras un día de playa o campo donde el sol le ha incidido directo por demasiado tiempo).

Ver también » Aflicción y dolor de oídos en adultos

Determinado el dolor de oído, podemos implementar alguna de las siguientes estrategias para calmar el dolor:

  1. Darles medio vaso de agua con medio ibuprofeno. Obviar las aspirinas y tónicos para el resfrío.
  2. Aplicar compresas de té común.
  3. Con ayuda de un gotero, verter dos gotitas de aceite de oliva o de sésamo apenas Lo que salga hacia afuera (pus, cera) retirarlo suavemente con algodón.
  4. Mantenerle la cabeza en alto, o sentadito o con una almohada (almohada siempre y cuando NO sea un bebé).
  5. Una toalla cálida y húmeda, próxima a su oído, puede aliviar mucho el dolor. Si tiene dos años o más también funciona una almohadilla eléctrica (ojo con la temperatura!).
  6. Si es un niño de cuatro años o más es bueno que masque chicle para ayudar a drenar el pus.
  7. Los bebés deben tomar abundante líquido, que es además una excelente manera de alejar dolores de oído cuando están resfriados.
  8. Que succionen el chupete, el biberón, o bien amamantarlos. En algunos casos esto ayuda a descomprimir el oído, igual que mencionamos lo del chicle.
  9. Colocarles gotitas para oídos (siempre indicadas por el pediatra).


Es muy importante, a modo de prevención:

  1. Secar muy bien las orejas luego de cada baño.
  2. No introducir los bastoncillos de algodón (hisopos) muy profundamente, sobre todo si observan molestia o dolor en el área auditiva. Preferiblemente usar algodón.

¡Cuidado! Es muy importante no fumar delante de los niños, pues el humo del tabaco puede encapotar los oídos, causando un severo dolor o, peor aún, una infección del oído medio.

¿Cómo detectar que a un niño le molestan sus oídos?

Es importante estar alertas a signos como:

  1. Irritabilidad.
  2. Llanto frecuente y desconsolado.
  3. Falta de apetito.
  4. Fiebre.
  5. Necesidad de estar encima nuestro.

 

Permaneciendo atentos a estas manifestaciones podemos inferir que los pequeños pueden estar cursando dolor de oído, aunque la confirmación se realizará en el ámbito médico.

siempre consultar con un pediatraLa infección del oído medial tiene una incidencia que afecta aproximadamente a 2/3 de la población menor a los 5 años de años de edad, aunque ésta no siempre es consecuencia de una alteración de origen auditivo sino más bien secundaria a una afección (por lo general del área de la boca). Tal afección alcanza el conducto auditivo donde se manifiesta dando como síntoma cardinal un dolor intolerable.

Cabe aclarar que estos consejos para aliviar el dolor son una herramienta para que los pequeños no padezcan mientras lo llevamos a la consulta médica pertinente, donde recibiremos la ayuda profesional adecuada para revertir dicho cuadro.

Nunca dudes en consultar a un pediatra.






» ¿Te ha servido?
¡Compártelo!
Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Eliana Ramplona

Soy licenciada en nutrición con master en alimentación natural y macrobiótica. Colaboro en diversos medios impresos para educación social alimentaria y prevención de la desnutrición. Además escribo sobre estética y ciertos temas de interés médico asistencial, mi segunda gran pasión! Soy fanática de los delfines y ballenas.

Google+ 

Escribe tus consultas, recomendaciones o comentarios aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *