¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

Tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad

tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños

El o los tratamientos del trastorno de atención e hiperactividad en niños son una tarea en equipo, donde, mancomunados en el bien del paciente, se trabaja de manera multidisciplinaria e integrada. Es la manera de afrontar con eficacia la patología desde todas sus aristas posibles, además de garantizar resultados satisfactorios que mejoren la calidad de vida de la persona que cursa con este delicado trastorno.

La hiperactividad y el déficit de atención en los niños suele ser todo un desafío para padres y maestros, pues ellos presentan conductas verborrágicas, exageradas e incontrolables, que hacen muy difícil el día a día, como: falta de concentración, exceso de movimiento, desinterés, vulnerabilidad a distracción e estímulos externos, comportamiento impredecible, impulsividad, entre otros signos cardinales.

Para propiciar el tratamiento más adecuado es necesario primero un diagnóstico certero, el cual será posible siempre y cuando alguien haya notado las señales de ese niño con déficit de atención e hiperactividad.

Ver Características del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Los tratamientos para este tipo de alteraciones suelen ser de muy largo plazo, pero es necesario realizarlos cuanto antes, para evitar la estigmatización del niño, aislamiento social, inadaptación, intolerancia del entorno, y discriminación.



El abordaje terapéutico profesional de TDAH debe hacerse de manera tal que involucre:

  1. Tratamiento conductual: consiste en enseñarle pautas de conducta, alternar el trabajo escolar con otras actividades, trasmitirle calma, mostrar actitud positiva, trabajar en una actividad en tiempo ascendente, de acuerdo a sus logros.
  2. Terapia psicológica o psiquiátrica: fundamental para que él acompañe el proceso y logre comprometerse.
  3. Combinación de medicamentos.
  4. Acompañamiento de padres y equipo educativo.
  5. Atenta vigilancia y seguimiento.

Y lo más importante!: muchísimo amor, paciencia y fortaleza, para poder brindar el apoyo que ellos necesitan para caminar hacia adelante; procuremos no condenarlos. Debemos ayudarlos a poder encontrar esa respuesta para que logren una vida lo más normal posible y feliz, como todos nos merecemos.



Cabe aclarar que estos niños no responden a métodos educativos convencionales, pues son especiales; por lo tanto se debe adecuar cada actividad hogareña o escolar a sus posibilidades reales, cualquiera sean. En consecuencia padres y maestros deben recibir la información necesaria para estar preparados para este reto, que con constancia, amor y compromiso, todos juntos lo pueden hacer posible! Adelante!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *