0
cantar en tu casa

Categoría: Tiempo Libre

Cantar es tocar el instrumento que la naturaleza nos regaló de fábrica: nuestras cuerdas vocales. Y así como debemos afinar una guitarra —o cualquier otro elemento nacido para gestar melodía— necesitamos entrar en calor y mantener nuestras cuerdas vocales afinadas. Para ello les recomiendo estos ejercicios para aprender a cantar en casa, pensados para comenzar a comprender que, para cantar bien, la respiración es el primer paso para lograrlo.

¿Por qué? Pues sigan leyendo para averiguarlo!

Ejercicios para aprender a cantar mejor

Los ejercicios para cantar son técnicas respiratorias que permiten preparar el cuerpo para que el uso de nuestro valioso instrumento, ¡la voz!, vibre y resuene sin daños a nuestra garganta ni cuerdas vocales. Veamos:

  1. Tomar aire: inflando el estómago para luego eliminarlo lentamente mientras se pronuncia la letra S; esto fomenta una mejor dosificación del aire.
  2. Hacer vibrar los labios, uno sobre otro, y pronunciar el vocablo “booh“. La clave es realizar este ejercicio sin tensionar los músculos del rostro, manteniéndolo lo más laxo posible. La función de esta herramienta es aprender a relajar el rostro y los músculos involucrados en la emisión de la voz.
  3. Imitar el maullido de un gato, del más grave al más agudo, mientras se respira en secuencias. El resultado es una instrucción en el adecuado suministro del aire para cada nota específica.


Un dato válido: antes de comenzar con cada ejercicio, te recomiendo realizar una inspiración-espiración profunda a modo de suspiro de alivio, porque —según me enseñó mi profe de canto— contribuye a aliviar tensiones acumuladas del día a día. Esta ejercitación quita la rigidez en los músculos involucrados en el canto, las tensiones que entorpecen nuestro entrenamiento de respiración para canto.

Es claro que todos respiramos sin que nadie nos haya enseñado a hacerlo: lo hacemos de manera automática, naturalmente, pero en el canto la respiración es mucho más que la mera inspiración de oxígeno, y exhalación de dióxido de carbono, ya que tiene objetivos mucho más ambiciosos, como por ejemplo:

  1. Fortalecer los músculos abdominales.
  2. Aprender a regular el aire.
  3. Apoyar mejor la voz.
  4. Preservar las cuerdas vocales.
  5. Realizar una mayor expansión de las costillas.
  6. Aumentar la capacidad pulmonar.
  7. Eliminar la tensión.
  8. Automatización del diafragma para lograr un mayor caudal de aire, y ¡dosificarlo mientras se canta!

Aunque ustedes no lo crean, una correcta respiración es el atajo para ser mejores cantantes, del mismo modo en que a deportistas les ayuda entrenar. Pero claro que no basta con interpretar majestuosamente, sino que lo importante es tener la capacidad de volver “nuestra” cada canción, descubrir y luego imprimir nuestro propio estilo; aquí reside la verdadera diferencia, y se consigue empeñando el corazón! Como en todo, es la manera de distinguirnos en lo que hacemos.

¡Éxitos!






» ¿Te ha servido?
¡Compártelo!
Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Isabella Colombotto

Ratona de biblioteca, trabajo de correctora part-time para varios sellos editoriales. Cuanto cae en mis manos lo leo, desde un libro hasta la etiqueta del shampoo! :P (y por ahora no uso anteojos!)

Google+ 

Escribe tus consultas, recomendaciones o comentarios aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *