Alfombras marroquíes y bereberes: características, significados y diseños

Alfombras marroquíes y bereberes
Las alfombras marroquíes y bereberes son originarias de un lugar místico que encierra una cultura rica de un pueblo ancestral, como lo es Marruecos. Allí donde las arenas en conjunto con el sol brindan paisajes imposibles de creer, la Medina, la Mezquita, el mercado y las tiendas dispuestas en esas calles laberínticas lo vuelven un lugar único en el mundo.

Las características fundamentales de estos tapetes son:

  1. Sus colores tierra y arena, en combinación con una gama de tonos vivos.
  2. Se ve reflejado el arte y la cultura de un pueblo, así como la vida nómade de los beduinos, su fe y sus costumbres
  3.  Sus diseños son mensajes que marcan su arraigada identidad.

 El tejido de alfombra es una de las tradiciones más antiguas dentro de las actividades artesanales del lugar, con una tendencia cultural antiquísima, con una energía y una gran devoción por todo los que los define.

Dentro de las alfombras marroquíes existen dos tipos bien diferenciados:

  1. Las rurales: también llamadas bereberes, puesto que son originarias del sur de esta región, en la cumbre en medio del Atlas, que es donde se conoció su expansión y el perfeccionamiento de su arte.
  2. Las de ciudad: estas son de inspiración oriental, pero bastante más recientes que las anteriores.

 alfombras marroquies

Los diseños de estas alfombras son diversos, y expresan de manera absoluta su historia. Son testimonio latente de los sentimientos más profundos de esa gente, que las elabora con tanta devoción. Los motivos geométricos abundan, por ejemplos los rombos y triángulos invertidos, que simbolizan los cuatro puntos cardinales, y la maternidad, llevando vida en su vientre, donde la secuencia le da un dinamismo especial, como si se estaría interpretando una oración o plegaria. Los colores más utilizados históricamente fueron el ocre, marrón, beige, blanco, crema, amarillo, naranjas y rojos. Pero con el paso del tiempo se pueden ver diseños que incluyen colores fríos como el azul marino, o el verde esmeralda; pero a decir verdad estos forman parte de los esquemas de los últimos tiempos. El arte de tejer es un asunto meramente femenino, y sus diseños son verdaderas obras de arte, que nacen de los corazones de esas damas dedicadas, que con tanto esmero logran captar sus emociones más hondas y plasmarlas allí en la fibra y la lana. No lo sé… si será, la historia, la mística, sus colores brillantes o su noble entramado, que encierran la verdadera magia Marroquí, o tal vez sea todo eso junto. Por esto, si tienen la posibilidad, no duden en disfrutar en casa una alfombra traída directamente desde Marruecos, con lo que eso significa…..
» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BuscaTopo

¡Quiero saber más!