Reflexiones de fin de año: haciendo un balance personal

Reflexiones de fin de año

Las reflexiones de fin de año invitan a hacer un balance personal que en esta época resulta más que lógico, pues todo cierre conlleva a una evaluación. Entregarse a la reflexión de cómo ha resultado nuestra vida en términos generales es la manera de aprender de los errores, salvar los aciertos y así reposicionarnos para lo que vendrá en la nueva etapa que se inicia.

Es un período de nostalgia, donde afloran muchísimas sensaciones. Parece que todos nos sentimos más vulnerables, más sensibles. Y replantearse el año aflora como una costumbre casi obligada. Los proyectos, las metas, los objetivos parecen competir alocadamente para que, antes de que termine diciembre, las batallas sean ganadas. De manera virtual, uno tiende a creer que es durante el último mes el momento en que todos los plazos se vencen, tornándose de vida o muerte alcanzar la cumbre para poder sentirnos realizados y orgullosos de nosotros mismos.

→ Otros usuarios están leyendo: ¿cómo se hace un balance personal de fin de año?

Claro que siempre es gratificante y alentador alcanzar lo que nos proponemos, pero todos debemos ser menos autoexigentes y comprender que la vida también juega sus cartas: si una meta no se alcanza, ¿cómo estar del todo seguros que es por falta de capacidad o de dedicación? A veces tenemos viento a favor, y otras en contra. Amigos míos, no siempre se puede ganar.

 

 Las reflexiones de fin de año y los balances pueden ser enriquecedores, pero no los llevemos a cabo como los de un estudio contable, en donde encolumnamos cada acierto o error con la rigurosidad de una ciencia exacta.

 

Reflexionando sobre el año que pasa

Personalmente considero que las reflexiones de fin de año pueden resultar balances sanos y hasta reparadores si los hacemos del modo correcto, relajado, para sumar. Evitemos el autocastigo, las culpas (hacia nosotros mismos o hacia terceros). El objetivo es tomar nota y seguir, y esas notas deben cumplir la función de apuntes para mejorar, para aprender a partir de lo ya realizado. Aunque nos pese, jamás podemos echar a correr hacia atrás las agujas del reloj; lo hecho, hecho está, y no hay nada ni nadie que pueda cambiarlo. La vida es una toma de experiencia constante, del día a día, y reflexionar sobre eso cumple la función exclusiva de poder proyectarnos mejor en el futuro, para no tropezar con la misma piedra.

Por todo esto, aunque los resultados de nuestro arqueo no sean los esperados, evitemos desanimarnos. La angustia sólo logra que comencemos el año con baja energía, mientras que el objetivo de la reflexión es, muy por el contrario, alcanzar un impulso para recomenzar con todo, tratando de que esta etapa que comienza sea más prometedora; si deseamos y trabajamos para ello, los logros llegarán.

Lo sustancial es que cada año lo vivamos como un nuevo comienzo, una nueva oportunidad, y eso siempre resulta esperanzador. Nacen nuevos sueños, otros se reactualizan. Se generan proyectos diferentes, ideas nuevas, se proponen hábitos que queremos incorporar, y hábitos que queremos dejar. Con trabajo, perseverancia, seguramente alcanzaremos la mayoría de nuestros propósitos. Como dice una canción de la cantante Rossana, “Llegarás cuando vayas más allá del intento”, y eso es lo que importa: intentarlo, jugarse, arriesgarse… Jamás debemos olvidarlo.

» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 respuestas

  1. Realmente cada balance de cada año es diferente, ya que en años anteriores capaz fueron mejores o peores. Pero como esto no es un balance de contabilidad, es una reflexión, un análisis que da un resultado de lo que fueron durante y después de cada ejercicio anual de la vida de cada uno de nosotros, uno recoge lo positivo más alla de que fuera negativo.
    Siempre uno espera que el nuevo año que comienza sea el mejor, pensando en positivo y lo sustancial que cada año que comienza sea más esperanzador.

    1. Hermosa reflexión Miguel. Muchos subestiman las fechas de fin de año como momento de balance, alegando que el tiempo es una continuidad y las ceremonias festivas sólo una virtualidad. Pero todo momento del año es válido para detenerse a mirar la brújula, las estrellas, el mapa, y verificar en donde nos encontramos para saber si debemos corregir el rumbo, o cual será nuestro próximo destino. Ya sea en vísperas del propio cumpleaños, o a fin de año, o en una fecha que guarde especial emoción para nosotros, el balance es indicado para poder reflexionar en nuestra situación actual, ponernos nuevas metas o buscar medios para lograr las que aún no pudimos.
      Un placer, muchos saludos!

  2. Esta página es muy importante porque nos ayuda a hacer un análisis personal de cómo hemos trabajado y lo que falta para el próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BuscaTopo

¡Quiero saber más!