Cuidados y precauciones con el collar isabelino

Cuidados y precauciones con el collar isabelino

Si nuestro mejor amigo de cuatro patas ha sido recientemente operado, o se encuentra bajo algún tratamiento, se recurre al denominado «collar isabelino» que impide que nuestra mascota muerda, lame o altere su zona afectada.



Los cuidados y precauciones con el collar isabelino están orientados a que este artefacto pueda realizar su función de proteger y brindar el bienestar del animal perjudicando lo menos posible su comodidad. Para que tanto el animalito como nosotros salgamos ilesos, y lo más rápido posible, de este período fastidioso, he reunido un conjunto de tips y consejos que te permitirán tener un control total sobre los diferentes aspectos relacionados a esta molesta prótesis.

Debes tener en cuenta que:

  1. …el collar no debe quedarle holgado, para evitar que de golpecitos en torno al cuello del animalito cuando este se desplaza (esos movimientos flojos incrementan el nerviosismo de las mascotas).
  2. …al colocarlo, no debe quedar tampoco demasiado ceñido al cuello del animal. Si puedes pasar tu dedo meñique entre el cuellito de tu mascota y el collar sin forzarlo, has colocado el dispositivo de la manera correcta!
  3. …cerciórate de que no quede mal abrochado o con flojera para que la mascota no pueda quitárselo con el tiempo.
  4. si se trata de un perro lanudo, quitarle el collar, de tanto en tanto, para evitar que se anude su pelaje.
  5. ayudar al animal a que se acostumbre de a poco a usar este elemento con paciencia, prestándole atención, dándole mismos, tal vez premiándolo con algún juguete o hueso nuevo.
  6. …si piensas en emplear un dispositivo casero, asegúrate de cumplir con los requisitos necesarios (ver cómo hacer un collar isabelino casero).
  7. …si éste lastimara el cuello de la mascota, tener presente de que existen collares isabelinos de materiales flexibles, suaves y livianos, un poco menos rígidos pero con las características necesarias para beneficiar su uso por parte de nuestros peludos amiguitos.
  8. …seguir a rajatabla las indicaciones del médico veterinario respecto del tiempo que éste debe permanecer en el cuello.
  9. …si el animal no se siente cómodo, resiste el impulso de quitárselo. No olvides de que se trata de un mal menor. Si tienes dudas consulta al profesional para que evalúe el caso.
  10. verifica tres veces al día (de ser posible, mañana, mediodía y noche) que el collar no esté causando heridas en la piel de tu mascota; si así lo hiciera, consultar de inmediato con su veterinario de confianza.


El collar isabelino es exclusivamente de uso médico. Suele presentar la forma de una lámpara, lo que permite aislar la cabeza, rostro y hocico de la mascota de manera preventiva, posibilitando la evolución sana y natural de un tratamiento o una cirugía. Los animalitos sienten picor a raíz de las operaciones u aplicaciones de remedios, y, al no ser conscientes de la operación o del dolor, tienden a utilizar sus dientes para rascarse de manera violenta y con frecuencia. El collar isabelino nace para impedir justamente esto, y, si no lo impide, estamos equivocándonos de modelo o tamaño.

Señalo por último que ha salido recientemente a la venta un modelo tipo inflable, mucho más suave y liviano que cualquier otro modelo, muy indicado para perros pequeños y de temperamentos tranquilos.

Si su mascota necesita un collar isabelino, sigan las recomendaciones mencionadas y tu mascota se recuperará en un abrir y cerrar de ojos. Mucha suerte, y paciencia!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *