¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

Padres: 10 errores comunes que producen daño en los hijos

errores comunes que producen daño en los hijos

Atención padres! Aquí he juntado los 10 errores más comunes que producen mucho daño en los hijos; para reflexionar sobre ellos y prestar atención a nuestro comportamiento en el día a día.

Está de más aclarar que todos los que somos papás queremos lo mejor para nuestros chicos, pero muchas veces ese amor tan incondicional nos lleva sin querer a cometer errores que en el largo plazo puede terminar haciéndoles mal a nuestros hijos.

Algunos de los errores más comunes que cometemos los papás son:

  1. Decirles que sí a todo: es acostumbrarlos a que se haga siempre su voluntad, y esto en cierta forma les impedirá adaptarse al mundo real, ya que no siempre sucede todo a nuestra conveniencia.
  2. Compensarlos con cosas materiales: en ocasiones muchas personas intentan darle a sus hijos muchísimas cosas materiales, de tal forma de tapar falta de tiempo con ellos, o una relación áspera. Lo mejor que podemos brindarles a nuestros hijos es amor y calidad de tiempo, momentos compartidos que refuercen el vínculo más y más.
  3. No establecer límites ni pautas de conductas: evita que se acoplen a un mundo con normas, reglas, transformándolos en personas que en su edad adulta siempre trasgredan, no concilien, se crean dueños de la verdad, lo cual entorpece sus relaciones y su calidad de vida.


  1. Vivir pendiente de ellos relegando nuestra propia vida: es malo para ambos, porque si les estamos “encima” les quitamos individualidad e independencia, y nosotros renunciamos a vivir; esto no es sano ni lógico.
  2. Allarnarles el camino, no dejar que atraviesen obstáculos, de alguna manera simplificarles todo.
  3. Querer ser los mejores amigos de nuestros niños: no es una buena idea, pues no somos sus pares, somos sus papás, ¿cómo educarlos si nos comportamos como sus camaradas? Ser padres no es renunciar a establecer un vínculo sólido; al contrario, es vital ese vínculo, pero es uno muy diferente al que tenemos con amigos.
  4. Presionarlos para que sean los mejores en todo: el mejor alumno, el deportista supremo, etc; esta presión puede generar tensión, ansiedad, y frustración en caso de no cumplir con las elevadas expectativas impuestas por nosotros.
  5. Hacer todo por ellos: no dejando que maduren o que afronten sus responsabilidades. ¿Quién no le ha ayudado a su hijo a terminar un mapa, o a completar un cuestionario? pero ayudar a… no es hacerle todo el trabajo, mientras ellos miran televisión o salen con amigos.


  1. Tratarlos siempre como si fueran bebes es de alguna manera impedir que crezcan y se desarrollen de acuerdo a cada etapa que vayan atravesando.
  2. Sancionar el error: que los chicos se equivoquen es completamente normal y hasta saludable. Debemos darles la oportunidad de que aprendan de sus tropiezos y lo capitalicen. De eso se trata vivir: ¡aprender!



» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *