Enfermedades comunes de las uñas de las manos

enfermedades de las uñas de las manos

Las uñas son estructuras planas de tejido queratínico endurecido, y por tratarse de un conjunto de células, estas también pueden sufrir diferentes tipos de alteraciones; en breve se las presentaremos.

Las uñas de las manos obviamente están más expuestas y por lo tanto entran en contacto con diferentes sustancias y productos que de alguna manera pueden causar algún tipo de afección más o menos significativa, de acuerdo a la causa específica que la desencadene.

Entre las patologías de mayor incidencia en las uñas de las manos podemos nombrar:

Uñas encarnadas: por no cortarla o limarla con frecuencia (ver: Uñas encarnadas: ¿cómo tratarlas y prevenirlas?).

Pellejos periféricos a las uñas: piel reseca por falta de vitaminas y minerales (ver: Causas y soluciones para los pellejos en los dedos).

Hongos: a causa de la humedad prolongada en la piel (ver: ¿Cómo curar los hongos bajo las uñas?).

Debilidad o resquebrajamiento: generalmente por razones hereditarias, alimentación carente en proteínas, vitaminas y minerales.

Infección: por falta de higiene.

Cambios de coloración: por frío (azules) o enfermedad hepática (amarillenta).

Acucharamiento: por falta de vitaminas.

Uñas cianóticas o de color azul: exposición a bajas temperaturas.

Estrias o líneas verticales (ver: ¿Qué son las rayas verticales en las uñas?)



Causas fundamentales de éstas enfermedades:

  1. Mala alimentación (ver: Los mejores alimentos para tener las uñas fuertes y saludables).
  2. Exposición a productos de limpieza (como detergente, lavandina, limpia vidrios, etc.).
  3. El frío.
  4. Procesos traumáticos, golpes, presión excesiva (cuando se cierra una puerta con nuestros dedos en medio, o un martillazo).
  5. El agua y la humedad.
  6. Falta de higiene.
  7. No cortarlas con regularidad.
  8. Exposición a productos abrasivos.

Para evitar estas enfermedades en las uñas de las manos se deben seguir estas recomendaciones:

  1. Alimentarse adecuadamente.
  2. Hidratar las uñas.
  3. Higienizarlas, cortarlas, o limar sus bordes.
  4. Utilizar guantes para las tareas con productos de limpieza y agua.
  5. Fortificarla con calcio (esmalte).
  6. Beber abundante agua.
  7. Cuidarse de golpes o accidentes.


Las alteraciones de las uñas de las manos pueden producir un daño progresivo que finalmente pueden afectar la morfología y aspecto natural de las mismas. Por suerte un gran porcentaje de estas enfermedades se pueden evitar a partir de medidas preventivas que tienen como objetivo cuidar la salud integral de nuestras manos y uñas.

Nuestro cuerpo es nuestra casa y debemos ocuparnos de él, de pies a cabeza, todos los días, siempre!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios

BuscaTopo

¡Quiero saber más!

Anuncios