Amniocentesis: tips de reposo posterior

amniocentesis

En esta nota repasaremos algunos conceptos básicos de la amniocentesis y conoceremos algunos tips para el reposo posterior a la prueba, fundamental para proteger tanto a la madre como al bebe en desarrollo.

La amniocentesis es una prueba clínica que se realiza a través de una punción en el vientre materno. De allí se extrae líquido amniótico para determinar el estado del feto, es decir para poder detectar algún tipo de alteración cromosómica, si existiera, en las células fetales desprendida y que se encuentran suspendida en esta solución; estas son rica en información y nos permiten determinar si el mapa genético (o cariotipo) es normal o presenta algún tipo de anomalía. Este estudio es monitoreado a través de una imagen que permite visualizar la trayectoria de la aguja, de tal manera de ubicar perfectamente la bolsa amniótica y la posición fetal para no producir ninguna lesión al realizarlo. (ver: ¿Qué es la amniocentesis?).

Este examen es totalmente invasivo y presenta altísimos riesgos, tales como:

  1. Que estalle el saco amniótico.
  2. Que posteriormente a la prueba se pierda líquido amniótico.
  3. Puede estimular las contracciones a repetición del útero.
  4. Ocasionar un aborto espontáneo.


Tips para el reposo luego de la prueba:

  1. Por todo esto luego de la prueba es necesario realizar un reposo relativo de 24-48 horas. Al decir relativo nos referimos a que puede levantarse para ir al baño, sentarse en la cama, etc. Aunque es cierto que en un embarazo de alto riesgo el reposo debe ser absoluto, por lo menos los primeros cinco días posteriores a dicho estudio.
  2. Se debe realizar una ecografía a la semana de realizado el estudio para descartar que no haya habido ningún inconveniente asociado a la prueba.
  3. Controlar si no hay perdida de líquido, sangrado, etc. en cuyo caso deberán consultar inmediatamente con su ginecólogo de cabecera.
  4. Monitorear la temperatura corporal, en caso de fiebre es fundamental el control médico inmediato para descartar infección.
  5. Mantener la calma y controlar la tensión arterial, pues si esta se haya elevada puede ser una complicación, aún más grave por la situación post estudio en que esa mamá se encuentra.


La idea es que luego de la prueba la paciente se encuentre tranquila y permanentemente acompañada, para ayudar a que esa mamá no elabore hipótesis acerca del posible resultado, pues esto puede generar un estrés activo que puede derivar en una hipertensión arterial, cuadro sumamente riesgoso en este momento biológico de la mujer.

Tener en cuenta que debido a los riesgos que esta prueba lleva implícita solo se recomienda en casos extremos, ya que no es lógico arriesgar al nuevo ser, ni a la madre, solo por una cuestión meramente informativa, si no hay antecedentes o algún parámetro que remita riesgo alguno.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *