¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

¿Cómo controlar la grasitud de mi cabello? 5 consejos

grasitud del cabello

Categoría: Belleza

La grasitud del cabello es una condición que preocupa sobremanera a quienes la padecen, ya que, más allá de todo esfuerzo, el pelo presenta ese signo tan desagradable de cabello apelmazado, que luce ciertamente como si estuviera sucio, opaco y sin vida. Por otra parte, esto no remite sólo a un problema estético, ya que (por lo general pero ni siempre) cursa también con picazón excesiva y un olor rancio muy característico que condiciona socialmente a las personas que viven con este trastorno.

Causas por las cuales el cabello puede presentar residuo graso:

  1. Condición genética
  2. Estrés
  3. Exposición al calor excesivo
  4. Alimentación hiper-grasa


Lo que debemos hacer para controlar la grasitud del cabello es tomar medidas que eviten la sobre-estimulación de las glándulas productoras del sebo capilar.

Algunas medidas para controlar el pelo graso:

  1. Evitar las altas temperaturas a nivel de la raíz del cabello: debido a planchitas, secadores de pelo, bucleras, uso de gorras durante largas horas, etc.
  2. No tocarse el pelo continuamente: ya que las palmas de las manos engrasan la zona de origen de nuestra cabellera.
  3. Evitar la alimintación hipo-grasa: la alimentación grasa en exceso inevitablemente ocasiona que las glándulas sebáceas produzcan aún más grasa de lo normal, dando como resultado un pelo grasoso, sin brillo y espeso. Por eso nutrirse sanamente, con variedad de frutas, verduras y proteínas magras, nos ayudará a tener un cabello 100% más saludable y vital.
  4. No lavarse el pelo varias veces al día: muchas personas que padecen seborrea se ven tentadas en lavarse el cabello a cada rato sin saber que esto perpetúa el ciclo, estimulando a las glándulas sebáceas a elaborar más grasa aún, y es una historia sin final.


  1. Utilizar champú neutro: con el fin de eliminar la grasa por más tiempo sin que sea agresivo con nuestro cuero cabelludo.
  2. No cepillarse el pelo a cado momento: pues esta medida activa la producción de grasa a nivel del bulbo piloso, debilitando así la raíz capilar.

 

Recuerden: en caso de utilizar secador, programarlo para secar tibio o en frío preferiblemente.

 

Ante cualquier duda es aconsejable visitar a su dermatólogo de confianza para una opinión autorizada y un posterior tratamiento certero.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *