¿Cómo controlar la ansiedad?

controlar la ansiedad

La ansiedad se define como un estado emocional en el cual las personas se sienten, inquietas, angustiadas, temerosas, e incomodas; sin sosiego. De  alguna forma es como un periodo de activación negativa constante, que nos mantiene continuamente en situación de alerta.

Muchas veces la ansiedad se toma como sinónimo de estrés, pero a pesar de que ambos términos presentan puntos de encuentro, no hablamos de la misma alteración. Mientras que el estrés se refiere más a mecanismos adaptativos que se ponen en marcha para adecuarse a diferentes situaciones que sirven de estímulos en un entorno continuamente cambiante y dinámico, la ansiedad es una reacción emocional ante un acontecimiento amenazante, que muchas veces se presenta como rasgo característico en personas extremadamente autoexigentes, que se imponen cumplir con más tareas de las que le es posible afrontar, con su estructura interna presente.

Al ser la ansiedad un estado que no nos permite la relajación, ni la paz interior, resulta preciso aprender a controlarla para poner una pausa y comenzar a vivir una vida más agradable.



Algunas estrategias para controlar la ansiedad:

  1. Practicar ejercicio físico regularmente: es una de las tácticas más eficaces para combatir estados ansiosos, ya que estimula la síntesis de sustancias neuroquímicas asociadas al bienestar integral de la persona, y además inhibe los centros que activan los neurotransmisores asociados al estrés y la tensión.
  2. Realizar ejercicios de relajación: en donde a través de la respiración y las posturas del cuerpo se logra maximizar el estado de ventura interior de cada uno. Como por ejemplo el yoga.
  3. Menos exigencia: es necesario no embarcarnos en más de lo que podemos y fundamental bajar el ritmo frenético de la vida moderna.
  4. Conectemos más con nuestro ser: necesitamos un tiempo para nosotros, para hacer algo que nos guste verdaderamente, oír música, sentarse frente al río, tomar una clase de pintura, tejer, leer o tomar un café con un amigo y conversar.


Lo fundamental es volver a disfrutar de los instantes sencillos y cotidianos, de esos momentos que nos perdemos por andar como maratonistas todo el tiempo, como en una carrera contra reloj. ¿Y para qué?, para nada… Atesoremos los instantes, la unión, el compartir, intentemos ser felices… por fin!… de eso se trata.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *