¿Cómo controlar los celos?

controlar los celos

Los celos son considerados una respuesta emocional involuntaria, que surge ante la amenaza de perder el “objeto de nuestro deseo”, es decir lo que asumimos como propio. Normalmente se asocian más a las relaciones de pareja, pero es necesario aclarar que se presentan en las relaciones interpersonales en general, con amigos, familiares, o compañeros de trabajo.

Ya en fases tempranas de la vida se comienza a experimentar este sentimiento instintivo, en nuestro grupo social primario, llamado familia; por ejemplo: cuando un niño siente que su madre prefiere o le presta mas atención a su hermano que a él, y mas tarde en el jardín de niños en relación a la maestra, y así sucesivamente.



La génesis de los celos no tiene la misma explicación en todos los sujetos, de hecho muchas veces ni siquiera tienen razón de ser, pero ahí están! para hacernos sentir siempre al borde del abismo, y cuando son desmedidos pueden funcionar como armas letales que fastidian la vida de muchas personas, tanto del emisor celoso, como del receptor que no comprende muy bien ese sin fin de reacciones y planteos que sin querer debe afrontar.

Los celos a menudo denotan ciertos rasgos internos, difusos, de la estructura interna de cada persona, como: inseguridad, necesidad de controlar, desconfianza, manipulación o falta de independencia emocional; por eso es urgente trabajar en ellos y educarse para poder dominarlos, antes de que ellos ganen la partida.

Para controlar los celos:

  1. Lo primero que debemos pensar es que si alguien nos elije como pareja o amigo, es porque nos acepta tal cual somos, y viceversa, y si mantenemos una buena comunicación todo fluirá armoniosamente.


  1. Intentar ser racionales: cuando nos invadan los celos intentemos comprender si estamos imaginando una amenaza, o si esta es real, pues nosotros nos daremos cuenta. Y sea de una manera o de otra lo importante es poder dialogar al respecto asertivamente, y no de forma desbordada, ya que pelear es tedioso y no soluciona nada, sino muy por el contrario quiebra toda posibilidad de entendimiento.
  2. Reafirmar la relación: cultivar la confianza, la comunicación continua y la comprensión es un remedio infalible, contra los celos desmedidos.

 

Pero lo mas importante de todo es trabajar en nuestra autoestima y autoconfianza, entender que somos valiosos justamente por ser quienes somos.

 

Si logramos procesar esta premisa comprenderemos que no hay motivos para ser desplazados, ni reemplazados por nadie, en la vida de otra persona. Así de simple y complicado… Piénsenlo!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *