¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

Nitrato de calcio: el fertilizante para cultivos hidropónicos

Nitrato de calcio

El nitrato de calcio es un tipo de fertilizante adecuado para los cultivos hidropónicos; éste aporta nitrógeno y calcio en forma de óxido, es soluble en agua, no contiene sodio, ni cloro y es sumamente importante tener en cuenta que no contenga fosforo ni azufre, debido a que mezclado con estos forma subproductos perjudiciales para suelos y las plantas.

Los cultivos hidropónicos son aquellos que se cultivan utilizando disoluciones minerales, prescindiendo de suelos agrícolas, ya que investigaciones relacionadas con la ciencia de la botánica han demostrado que las plantas a través de sus raíces absorben de una manera más eficiente las sustancias minerales si estas se encuentran en forma de ión (partícula con carga), disueltas en agua, es decir que los minerales esenciales que la planta requiere para su crecimiento y desarrollo, son vehiculizados por el agua de suministro de la especie vegetal, por lo tanto ya no se requiere de terreno para que la planta pueda perdurar.



Actualmente esta es una forma de cultivo utilizada en distintas partes del mundo, donde las condiciones agrícolas no son para nada favorables. Algunos ejemplos de ejemplares que se cultivan de este modo son las plantas de tabaco, y algunas especies de plantas hornamentales.

Una ventaja significativa es que a través de este sistema de cultivo las raíces de las plantas cuentan con una oxigenación constante, superior a las plantas cultivadas de manera convencional, es decir fijadas a una superficie sólida.



El nitrato de calcio es esencialmente una sal que por su gran solubilidad en agua puede disociarse en iones, con lo cual la planta toma el nitrógeno necesario para su crecimiento, y el calcio como catión Ca++, para fortalecer la estructura de la misma a medida que va creciendo. Esto convierte a este fertilizante en uno de los secretos del éxito de esta técnica, y además regula el PH (potencial hidrógeno), de la solución acuosa.

 

Este fertilizante, en la disolución resultante, aporta 224 partes por millón de concentración final salina, lo que significa una gran disponibilidad de minerales para la planta.

 

Como pueden ver esta técnica de cultivo, asociada al uso de fertilizantes disueltos en forma de ion en agua, es cada vez más utilizada en el mundo, y ha encontrado un perfil rentable elevado, ya que no se requiere lidiar con las condiciones agrícolas del suelo, que siempre es el factor impredecible y más difícil de acondicionar.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *