Colchones antiescaras: tipos, modelos y precios

modelos y precios del colchon antiescaras

Los modelos y precios del colchón antiescaras puede variar según las características de cada uno de ellos y según el tamaño de los mismos.

Las “escaras” son producto de la afección típica de las personas que se encuentran haciendo reposo en una cama por un tiempo prolongado. Se trata de heridas en la piel que debido al roce se transforman en cáscaras, matando el tejido cutáneo y perjudicando al paciente. Por eso este tipo de colchones ayudan de manera significativa, evitando que estas escaras se produzcan y dando una mejor estadía al enfermo (ver también: ¿Cómo elegir el mejor colchón según nuestras necesidades?).

Los más utilizados son los de una plaza, que se colocan sobre el colchón habitual, ya que este tipo de producto está realizado de goma espuma de alta densidad, permitiendo de esta manera que tenga un buen soporte. Éstos, en particular, aguantan un peso de hasta 100 kilos; si se trata de un peso superior a este, su precio será mucho más elevado, ya que necesita ser modificado.

 

 Los precios de este tipo de colchones es muy variado, pudiendo encontrarse productos que oscilan entre 89 hasta 5.700 euros según la calidad del material!

 

También otra diferencia en los costos estaría marcada por si el colchón contiene ya en su sistema el compresor (aquello que regula las burbujas de aire para el inflado del mismo) o no, ya que este, en caso de faltar y tener que comprarlo aparte, puede subir más de un 50 por ciento el precio del producto. Por lo cual se recomienda al momento de elegir el colchón, verificar que posea esta característica, abaratando de gran manera su costo.

Si bien estos colchones ayudan de manera sorprendente a la persona que se encuentra mucho tiempo inmóvil haciendo reposo en una cama, no son la única solución a este problema, ya que sería muy aconsejable que además se hagan masajes que ayuden a la circulación, para evitar que sus heridas se compliquen o puedan convertirse en la antesala de algún tipo de virus o enfermedad, contrayendo así otro tipo de afecciones y complicando todavía más la situación del paciente.

Por eso a la hora de elegir el colchón debemos tener en cuenta las características anteriormente mencionadas, verificando cual es el mejor de todos, y sobre todo cual es el más adecuado para el tipo de afección que la persona esté sufriendo en ese momento. Contar con este tipo de colchones facilitará más aún el confort del paciente y su estadía en estas condiciones, mejorando su calidad de vida mientras tenga que permanecer en este estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.