Cuidados del sistema respiratorio

Cuidados del sistema respiratorio

La respiración es un proceso mecánico automático, y como lo realizamos sin pensar damos por sentado que todo se encuentra bien, y tal vez cometamos el error de ni siquiera reparar en ello.

Lo cierto es que debemos preservar nuestro aparato respiratorio para no derivar en patologías respiratorias severas, ya sea obstructiva o restrictiva, como bronquitis crónica o enfisemas, que son entidades graves, con pronósticos poco alentadores, difíciles de sobrellevar y más aún de revertir.



Algunos consejos para cuidar el sistema respiratorio:

  1. Mantener la vía aérea superior libre de mucosidad: soplarse la nariz cuando sea necesario, para que el aire ingrese con toda normalidad.
  2. Respirar por la nariz y no por la boca: debido a que esta contiene micro vellos, donde quedan retenidas las partículas extrañas (polvo y microorganismos) provenientes del ambiente, que pueden ser alérgenos y/o responsables de algún tipo de infección.
  3. Inspirar profundamente: ya que las respiraciones superficiales no permiten una completa oxigenación del árbol respiratorio. Además de este modo se logra una completa renovación del aire de los pulmones, aumentar su capacidad expansiva, e incrementar el volumen del tórax.
  4. No permanecer por tiempos prolongados en sitios con humo u otros contaminantes: debido a que puede ocasionar una complicación respiratoria aguda, que puede derivar en un problema serio de salud.
  5. Proteger las vías aéreas de las bajas temperaturas: cubrir la boca y la zona de la garganta para evitar una congestión nasal, o la secreción excesiva de moco que entorpece la respiración de manera fisiológica, es decir a través de las fosas nasales.
  6. Mantener una buena postura al caminar o al estar sentados: para no comprimir los pulmones y dificultar su correcta aireación.
  7. Abandonar el hábito de fumar: realmente es una conducta que afecta gravemente al sistema respiratorio, ya que la nicotina se adhiere en las membranas de los sacos alveolares y va disminuyendo la capacidad de estos para realizar el intercambio gaseoso. Con lo cual esa baja de oxigeno primero en los tejidos pulmonares, y luego en el resto del cuerpo, va causando estragos en nuestro organismo, que dependiendo del grado de compromiso pulmonar, puede causar alteraciones crónicas de extrema gravedad, que con el tiempo pueden requerir trasplante, mono o bipulmonar, e inclusive derivar en el fallecimiento del paciente.


La respiración es una acción básica, natural y vital. Por eso es fundamental que tomemos conciencia de su importancia y cuidemos nuestro sistema respiratorio, que es justamente el responsables de que conservemos lo más preciado que tenemos, la vida…




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios

BuscaTopo

¡Quiero saber más!

Anuncios