¿Qué problemas ocasionan las sandalias, ojotas y demás calzados planos?

problemas que ocasionan las sandalias

Los zapatos planos (también denominados chatitas o balerinas), suelen ser muy cómodos para todo andar, y se adaptan perfectamente a nuestra vida cotidiana, la oficina, la facultad, una salida con amigos, etc. Pero aunque parezcan inofensivos generan problemas de salud, más si se trata de suelas extremadamente finitas y superficies de apoyos no flexibles, ya que de esta manera el pie se mantiene demasiado recto y el impacto del suelo en ellos no tienen ninguna amortiguación, con lo cual los problemas no tardaran en llegar.

Entre los inconvenientes más comunes asociados al uso frecuente de zapatos planos podemos mencionar:

  1. Dolor de pies: debido a que estos soportan todo el peso sin una contención en la parte inferior del calzado, capaz de absorber el choque de la planta del pie contra el suelo.
  2. Vencimiento del arco: al ser calzados que no presentan soporte en la zona de los arco, este se comienza a ladear por la postura continua del pie en el interior de estos zapatos.
  3. Deformar los pies: al ser calzados que no contienen muy bien al pie, es como andar descalzos; se ensancha los laterales y se empina el empeine.


  1. Dolores de columna: por pisar demasiado plano todo el tiempo, en un calzado carente de cualidades anatómicas.
  2. Callos plantares: son endurecimientos de piel de color amarillento, que aparecen en la planta del pie debido a posiciones inadecuadas, roces prolongados, o excesiva presión en determinados puntos al transitar.
  3. Juanetes: es un agrandamiento medial de la articulación de la base del dedo gordo del pie, debido a la forma en que el pie funciona durante la marcha con estos calzados planos y rígidos.
  4. Dolor de cabeza: esto se debe específicamente a las consecuencias que tiene pisar plano en la columna vertebral, que si se extiende hasta el área cervical puede provocar cefaleas, mareos, etc.
  5. Dolor de cuello: debido a que lo perjudicial de estos calzados afecta a la columna de abajo hacia arriba, pudiendo en cierta forma rectificar las curvaturas propias de columna y cuello.
  6. Artrosis de rodilla y tobillo: por falta de protección del pie con suela ergonómica.
  7. Crear postura incorrecta al caminar, con los arcos vencidos hacia adentro.


Bueno, como pueden ver las chatitas no son tan inofensivas después de todo. Si gusta de estos calzados busquen alguno que tenga suela de goma anatómica, con un centímetro de alto como mínimo, con sostén en el arco y refuerzos.

Cuidado: por estar a la moda, jamás debemos hipotecar nuestra salud!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *