Orzuelos: tratamientos y remedios caseros

Orzuelos: tratamientos y remedios caseros

Para conocer más sobre orzuelos, remedios caseros y posibles tratamientos, tengan a mano este artículo (impriman o agreguen a favoritos), porque, créanme, les será de suma utilidad.

Un orzuelo es una inflamación a nivel del parpado, básicamente de las glándulas productoras de grasa, que se ubican en la zona de crecimiento de las pestañas; a simple vista tiene el aspecto de un grano rojizo, que incluso puede hincharse de tal forma que comprometa a todo el ojo y en algunos casos hasta parece que hemos intervenido en una riña, o caído de cabeza al piso.



Los orzuelos suelen ser realmente muy dolorosos, son contagiosos y causan una gran incomodidad a nivel de la visión. Por eso es necesario tratarlos a tiempo, para solucionar el inconveniente lo antes posible. Para esto existen distintos tratamientos y remedios caseros de los cuales podemos hacer uso y combinar entre sí.

Algunos tratamientos y remedios

  1. Compresas de agua tibia: humedecer una gasa limpia y colocarla en el área afectada, varias veces al día.
  2. Anillo de oro (aunque puede ser de otro metal también): frotarlo enérgicamente en un paño para que genere calor, y ponerlo en contacto con la zona en cuestión. El oro, de entre todos los metales, es el mejor trasmisor de temperatura.
  3. Asimismo, pueden utilizarse monedas, llaves de bronce o cobre: las mismas deben ser frotadas enérgicamente en una tabla de madera a fin de elevar la temperatura de la misma; otra manera indicada es sumergir la llave o moneda en agua hirviendo, probando que no queme, y ponerla sobre el orzuelo por unos minutos, repitiendo la operación.
  4. Cucharas de metal: de la misma manera que las llaves.
  5. Compresas de té: preferentemente tibias
  6. Rodajas de papa o pepino: por su poder astringente, ayudan a descongestionar el área.
  7. Hojas de acelga tibia (previamente hervida).
  8. Gel de aloe vera: reduce la protuberancia, y es un desinfectante natural.
  9. Hojas de acacia humectadas en agua tibia: no solo ayuda a desinflamar, sino que ayudan a calmar el dolor agudo.


En muchos casos, queda como secuela del orzuelo una pequeña dureza, que debe ser tratada y/o retirada por un profesional idóneo, jamás intenten hacerlos ustedes mismos, pues en estos casos puede producirse una infección, con lo cual el remedio resulta peor que la enfermedad.

 

En muchos casos se utiliza el calor para que el nódulo sebáceo central se ablande y pueda drenar el contenido más rápidamente, favoreciendo la desinflamación y posterior desaparición del molesto bultito.

 

Si bien estas técnicas naturales son útiles y pueden ayudar a sobrellevar y acelerar los tiempos de cura, ante la aparición de una inflamación en vuestros ojos (o en cualquier parte del cuerpo) no dejen de consultar a su médico!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *