¿Cómo curarse las verrugas del cuello? Diferentes alternativas

¿Cómo curarse las verrugas del cuello?

Una verruga es una alteración cutánea —producida por el virus del papiloma humano— que puede presentar aspectos muy diferentes y por lo general no son dolorosas, pero hay personas que manifiestan sufrir un tironeo, una dureza, o bien una sensación molesta al tocarlas o rozarlas con otra parte del cuerpo. Tal es el caso de las verrugas en el cuello.

El cuello es una parte muy visible, delicada, y de mucho rose, y las verrugas que aparecen allí corren riesgo de ser lastimadas por el contacto con la ropa, el cabello o collares y colgantes. Esta particularidad vuelve su tratamiento urgente. Pero ¿cómo curarse las verrugas del cuello?



Tratamiento de las verrugas en el cuello

Existen varios tratamientos, y además hay algunos remedios caseros que han sido muy exitosos en pacientes con verrugas en esta zona.

Por ejemplo:

  1. Ajo: posee propiedades antioxidantes; se realiza una pasta con ajo y aceite de oliva y se coloca directamente sobre la verruga, cubriéndola con cinta adhesiva para que actúe. Debe repetirse todos los días hasta que la verruga desaparezca; claro que conviene que sea en invierno para disimular la preparación colocada allí.
  2. Una hierba llamada celidonia mayor: si tienen la suerte de conseguirla, es un remedio eficaz contra las verrugas, sobre todo del cuello, esta contiene un líquido blanquecino que al secarse toma una forma símil látex, que va secando la protuberancia, este sería imposible para tratar las verrugas de los dedos, puesto que esta película elástica se perdería al tomar algún objeto, o bien al lavarse las manos.
  3. Higo: la sustancia lechosa que drena del interior de la fruta tiene un excelente efecto para las verrugas del cuello.
  4. Atar la verruga: cuando éstas surgen en cuello o axilas, se pueden atar suavemente, lo que provoca que se corte el suministro de sangre, para que reseque y caiga. Hay que tener la salvedad de no atar demasiado fuerte para no arrancarla y sangrar! La atadura se realiza con hilo de algodón.


Un proceso más invasivo es la crioterapia, que consiste en congelar la verruga con nitrógeno líquido, que hace que esta desaparezca rápidamente, experimentando únicamente una sensación de ardor que dura apenas unos segundos. Los resultados de esta técnica son altamente satisfactorios en distintas áreas del cuerpo, pero sobre todo a nivel de cuello y cara interna de brazos.

 

Una verruga lastimada propagará su virus a otras partes del cuerpo, y a otros individuos también, por eso debemos tratarlas con urgencia.

 

En el mundo de hoy donde la imagen ocupa un lugar tan preponderante, para muchos las verrugas son un verdadero problema estético. Curiosamente, ésta suele ser la causa de que la gente se ocupe en curarlas, y no una molestia o dolencia corporal.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *