¿Cómo superar el estrés en una entrevista laboral?

entrevista laboral

Sin ninguna duda la entrevista laboral es una de las situaciones más tensionantes que cualquier persona puede vivir, ya que los nervios muchas veces se apoderan de nosotros, llevándose nuestra calma y confianza, degradando injustamente nuestra presentación personal y haciendo que nuestra cita no se parezca en nada a esa que habíamos planeado.

Un entrevistado calmo ciertamente causará una mejor impresión ante nuestros entrevistadores, pudiendo esquivar titubeos al hablar, ojos y manos que van a cualquier parte, y posturas defensivas y/o fetales (como encorvarnos en el asiento); sin tranquilidad no hay manera de que podamos desarrollar al máximo nuestra potencialidad, y mostrar nuestro lado más profesional y competitivo.



A continuación averiguaremos cómo superar el estrés de una entrevista laboral:

  1. Preparanos mentalmente para la entrevista, para incentivarnos, y generar autoconfianza.
  2. Hacer una lista de posibles preguntas basados en experiencias anteriores y ensayar cómo contestarlas.
  3. Si es posible realizar ejercicio físico una horas antes de ir para liberar tensiones.
  4. Pensar que el entrevistador es solo una persona entrenada para conocer nuestro perfil profesional, y que de ningún modo es nuestro enemigo.
  5. Unos minutos antes respirar hondo y lentamente, para oxigenar nuestro cerebro, lograr una mayor lucidez y velocidad de pensamiento.
  6. Preparar un argumento de nuestro perfil y el porqué pensamos que estamos preparados para desempeñar ese trabajo.
  7. Ser totalmente sinceros también nos ayudará a liberar nervios.
  8. Repetirnos a nosotros mismos que podemos y somos capaces, que estamos preparados para el desafío y ponernos en acción desde ese lugar.
  9. La actitud cuenta: mostrar seguridad pero jamás soberbia, y una honesta sonrisa nunca está de más.
  10. Escuchar atentamente para dar respuestas certeras, esta táctica es fundamental para que nos vayamos relajando cada vez más durante el proceso de la entrevista.


En estos momentos tan decisivos el lenguaje gestual es tan importante como el verbal, por eso es primordial pensar lo que se dice, y cuidado con lo que nuestro cuerpo muestra!, sentarse derecho y mirar a los ojos al entrevistador, siempre es un buen punto de partida.

Si nos dan el empleo en hora buena!!! pero si no lo obtenemos a no desmoralizarse ni pensar que hicimos o dijimos mal, tal vez sencillamente no encajamos en los que ellos buscaban. Nunca quedarse instalados en esa sensación de rechazo porque no suma, debemos dejarla atrás, seguir adelante! porque la próxima vez seguramente será mejor! Buena suerte!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *