¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

ordenador lento

¿Se han preguntado por qué el ordenador está lento? ¿Necesitan resolverlo inmediatamente?, entonces arribaron al informe adecuado, dado que los ayudaremos a superar este dilema para volver a realizar nuestras tareas convecionales, sin envejecer frente al monitor mientras esperamos que los programas se carguen.

Las computadoras son dispositivos electrónicos complejos, y su velocidad final depende de distintos factores. Con el uso pareciera que nuestro ordenador se vuelve más y más lento (y lo hace, ahora veremos por qué) hasta volverse un verdadero dolor de cabeza, debido a que hay que esperar demasiado para que opere, lo cual hace tediosa cada tarea que debamos realizar.



Entre las causas más comunes que hacen que nuestro ordenador esté lento podemos mencionar (ordenados de mayor probabilidad a menor):

  1. Disco rígido repleto o con menos de un 25% de espacio libre: los discos rígidos son los soportes de datos permanentes (no requieren de electricidad continua para guardar información). Si no posees un disco rígido de «estado sólido» (lo más probable es que no), posees uno estándar cuyas partes interiores son mecánicas (para visualizarlo, como un tocadiscos antiguo, aunque claro, supersónico en comparación). Sabrás que tienes un disco rígido común cuando oigas su típico ruido al encender la máquina o cargar un programa (como granitos de arroz saltando dentro de una caja cerrada). Es el cuello de botella fundamental, porque para que la RAM (ver punto 3) pueda trabajar los datos, debe primero cargarlos desde el disco rígido. La velocidad de lectura (o escritura) en el disco rígido depende de la calidad del mismo, de cuánto esté lleno (más lleno, más lento) y de un factor mucho más importante aún… su grado de «fragmentación», lo que nos lleva a…
  2. Disco rígido fragmentado: las operaciones de escritura, borrado, y nuevas escrituras, suceden todo el tiempo en nuestro disco. Instalamos un programa, navegamos, bajamos fotos, música, videos y demás archivos, en fín, escribimos en el disco. Borramos fotos, películas, música, desinstalamos un programa, liberamos aquí y allá huecos de espacio en el disco. Cuando el disco realiza sus operaciones de escritura busca los espacios vacíos desperdigados por aquellos bytes de música y fotos que borramos, y realiza los grabados en esos sectores hasta ocuparlos; acto seguido, va por el próximo espacio libre más próximo. Imaginen una pizarra de corcho donde clavamos fotos, papeles, panfletos; vamos ocupando espacios uno junto al otro. Ahora sacamos una foto del medio y queda un espacio vacío en medio de todo. Ahora queremos colgar una lámina de medio metro, ¿qué hace el disco rígido? Pues la troza, la corta en pedacitos, poniendo aquí y allá pedazos donde puede, donde entran. Eso se llama «fragmentar». Con el tiempo, nuestro disco rígido es un rompecabezas de información, y recomponer una «lámina» completa lleva mucho tiempo porque la información puede literalmente estar dividida en miles de pedacitos pequeños.
    ¿Cómo lo soluciono? Pues corriendo un programa de defragmentación. Los sistemas operativos cuentan con uno, pero yo recomiendo uno gratuito que funciona excelentemente bien: descárgalo en http://filehippo.com/es/download_defraggler. La buena noticia es que este defragmentador de discos puede ser instalado en español.
  3. Disponibilidad baja de memoria RAM: memoria principal de la computadora. Allí se almacenan programas y datos de manera provisoria, que se borran cada vez que se reinicia el ordenador o bien alternamos entre diferentes programas. Si usamos programas demandantes (como los de Adobe, Corel, edición musical o software de desarrollo 3D) es probable que la memoria RAM sea insuficiente. Si no es el caso, 4gb de RAM sobran para las aplicaciones comunes que usa la gente a diario (correo, navegación, office, etc.).
  4. Presencia de virus informático: es un código maligno que tiene por objeto alterar el normal funcionamiento de la computadora, sin el permiso o conocimiento del usuario, alterando inclusive su velocidad operativa. ¿Aún no tienes antivirus instalado? Ocúpate de inmediato. Yo recomiendo el «Microsoft security essentials«. Es un antivirus gratis.
  5. Sobrecarga de aplicaciones: cargas el Word, luego un navegador de internet, luego una planilla de cálculos, luego tu software favorito para escuchar música, y estás viendo un video en un pedazo del monitor, todo esto a la vez… Tu máquina se enlentecerá.
  6. Programas mal instalados o desinstalados: a veces los programas generan errores que pasan desapercibidos en primera medida. Se producen «basuras» en el registro del windows, datos quedan grabados inútilmente, y registros de operaciones. Todo eso puede arreglarse con programas como «System mechanic» o «Ccleaner«.
  7. Modelo de ordenador obsoleto: bueno, si hace más de cinco o seis años que usas el mismo equipo, puede que los programas que te encuentres usando hoy requieran de sistemas con funciones más avanzadas. No te deprimas por eso. Es parte del devenir de la tecnología y del aumento de requerimientos según nuevas y mejores prestaciones por parte del software (claro ejemplo de programación cada vez más demandante: videojuegos).
  8. Sistema operativo obsoleto / programas obsoletos: la programación (las tecnologías y los lenguajes de programación utilizados) cambian con el tiempo, mejoran, se hacen más versátiles. Versiones más nuevas resultan más veloces que versiones anteriores (no siempre, pero pasa, yo lo he comprobado y me he sorprendido muchas veces). Busca tener las últimas versiones de los programas que usas, y, mucho más importante, actualiza los controladores de tu hardware (video, sonido, motherboard, cpu, etc.).
  9. Procesador trabajando a muy alta temperatura: debido a que no recibe aire suficiente del cooler (ventilador). Tras un tiempo, el polvo mismo obtura las paletas y el pasaje de aire. ¿Por qué ocurre esto? Porque los ordenadores ya hace años que poseen la capacidad de reducir la velocidad de sus procesos internos en la medida en que la temperatura de tu computadora asciende (para evitar que el calor acumulado altere o destruya componentes). ¿Deseas que tu máquina corra más rápido? Limpia todos sus ventiladores! Abre la máquina con cuidado, enciéndela, y fíjate que todos ellos funcionen (si alguno no opera, debes reemplazarlo sin dudarlo!). Si toda tu máquina por dentro parece la sala empolvada de una mansión abandonada en una película de terror, es hora de que la lleves a un local especializado en limpieza. El polvo aumenta la temperatura de los componentes, lo que deriva en temperaturas altas internas de toda la máquina, lo que deriva en… ordenadores más lentos!
  10. Problemas técnicas de la computadora.


Para resolver cuestiones de lentitud por hardware debemos:

  • 1-Descartar aplicaciones.
  • 2-Limpiar la PC (es decir, quitarle archivos viejos y programas que ya no utilizamos).
  • 3-Formatearla (¡en caso extremo!) e instalar sistemas operativos originales.
  • 4-Evaluar la compra de mayor cantidad de memoria RAM (sobre todo si cuentas con menos de 8GB).
  • 5-Recuperar sectores defectuosos (empleando la herramienta administrativa de comprobación de errores de disco natal del sistema operativo que empleemos).
  • 6-Colocar internet con banda ancha de alta velocidad.
  • 7-Borrar juegos y videos de películas, ya que ocupan mucho espacio de memoria de disco. La acumulación de archivos enlentece considerablemente nuestra computadora.
  • 8-Disponer de un buen antivirus: nunca colocar dos, pues pueden ser incompatibles e interferir en el desarrollo de alguna tarea específica. Eso sólo enlentecería aún más el funcionamiento de nuestro ordenador.

Por supuesto que, si nada de esto funciona, debemos consultar con un profesional especializado en software y hardware. Pregunta por técnicos de confianza a tu gente conocida, en lo posible, para evadir a los embaucadores. Un técnico con experiencia realizará un análisis completo de tu ordenador para encontrar los motivos precisos de la falta de velocidad operativa, ya sea en el ámbito de tus correos, aplicaciones de trabajo o velocidad de acceso a internet. Trabajar con una computadora es una labor moderna que merece ser disfrutada y aprovechada debidamente. Así que, haz lo necesario para poner a punto tu equipo, ¡y basta de renegar!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *