Salud e higiene bucal: ¿cómo combatir el mal aliento?

¿cómo combatir el mal aliento?

La higiene bucal para combatir el mal aliento es muy importante para mantener la salud de la boca.

La mitad de las personas en el mundo sufre de halitosis (lo que comúnmente se denomina mal aliento). Esta es una condición muy común con consecuencias negativas varias para quienes la padecen (incluyendo disgregación social).



El mal olor de la boca puede ser causado por distintos motivos:

  1. Deficiente y/o escasa higiene bucal.
  2. Problemas gástricos.
  3. Ingesta de bebidas como el café y el alcohol.
  4. Ingesta de alimentos olorosos, como ajo, cebolla o coles.
  5. Falta de secreción salival: mucha gente desconoce este rasgo, pero la boca reseca con poca saliva es más propensa a emitir olores desagradables que la de aquellas bocas de glándulas salivales generosas.
  6. Gingivitis.
  7. Caries.
  8. Rasgos genéticos.

 

Para solucionar este problema que afecta a tantas personas, es necesario:

  1. Realizar una correcta higiene bucal, esto significa lavarse la boca frecuentemente, al levantarse, al acostarse, y después de cada comida.
  2. Utilizar un cepillo de dientes en buenas condiciones, por eso, este debe renovarse cada tres o cuatro meses, para que limpie la dentadura, encías y lengua correctamente.
  3. Cepillar toda la boca y no solo las piezas dentales.
  4. Utilizar hilo dental, para remover los restos de comida, que quedan y así evitar la proliferación de bacterias, responsables del mal olor.


  1. Visitar al odontólogo una vez por año, para que revise la boca en profundidad y ver que no halla caries u otros signos de enfermedad bucal
  2. Utilizar enjuague bucal en el último enjuague para eliminar todas las bacterias, que pueden ser causantes del mal aliento
  3. Comer alimentos saludables, para evitar caries, o permanencia de alimentos que pueden ocasionar un olor bucal desagradable.
  4. Llevar pastillas con sabor a menta o mentol para refrescar la boca en caso de ser necesario.
  5. Llevar en la cartera un cepillo de dientes de bolsillo y pasta para higienizar los dientes cuando resulte necesario.

 

 El mal aliento no es una entidad de gravedad, pero es muy molesto para quien lo padece, ya que los demás lo perciben e inevitablemente se alejan, y eso es realmente mortificante.

 

Por eso, así como cuidamos de nuestra piel, el pelo y las uñas; de esa manera y aún más debemos ocuparnos de nuestra boca, para que este saludable y nuestro aliento agradable.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *