¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

 1
adicción al celular

Hoy en día nuestros jóvenes pasan la mayor parte de su tiempo unidos simbióticamente a ese aparatito que parece dominar sus vidas de una manera peligrosa y preocupante; comen con el celular al lado, duermen con éste en la almohada (encendido, por supuesto), e inclusive hasta conversan con alguien más chequeando las redes sociales, para no perderse nada, y claro está, hacer su comentario diario en twitter para no disipar protagonismo jamás.

Todo el tiempo se encuentran sumergidos en la pantalla LCD de su telefonito táctil, de dimensiones cada vez más generosas, poniendo de manifiesto que la alta tecnología, y sus cada vez más prometedoras prestaciones, logra que se hallen frenéticamente atados y pendientes de él de una forma peculiar y ciertamente amenazante, tanto que se ha transformado en una nueva forma de adicción. Esa imperiosa necesidad de estar eternamente conectados a ese mundo virtual, paralelo, dejando seriamente relegada la realidad, las charlas directas persona a persona, mirándose a los ojos, con el lenguaje gestual, los silencios y el contacto físico, para darle lugar a las video-conferencias, los mensajes de texto con las palabras severamente abreviadas, pesimamente escritas; y no nos olvidemos del WhatsApp, que permite decir más, más y más, en una sola conversación.



La tecnología te da y te quita

Teléfonos celulares, tablets, computadoras, notebooks, iphone, todo parece capturar las neuronas de nuestra prometedora juventud, de manera irremediable; y esa necesidad de estar siempre CONECTADOS, las 24 horas del día los 365 días del año, inexorablemente va produciendo un franco deterioro en la comunicación interpersonal, esa de ida y vuelta, aquella que se retroalimenta con la mirada haciendo participe cada detalle, los gestos, y expresiones en vivo y directo, sin una pantalla de por medio.



El diálogo resulta fundamental, por eso nosotros como padres debemos intentar recuperar esa dinámica comunicativa que parece perderse en la imagen de cristal líquido de ese teléfono celular de última generación. No nos demos por vencidos, presentémosle batalla a la tecnología en exceso y sin control! Establezcamos límites!, no de manera autoritaria y sin argumentos, por el contrario, con las explicaciones del caso, de tal forma que ellos logren comprender la necesidad de que NO tengan sus cincos sentidos zambullidos en el celular, sino que interactúen con familiares y amigos para lograr recuperar la unión fraternal, el interés y la amistad convencional, esa de la vieja escuela.

Hagamos el intento, nuestros jóvenes lo merecen!




» ¿Te ha servido?
¡Compártelo!
Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Eliana Ramplona

Soy licenciada en nutrición con master en alimentación natural y macrobiótica. Colaboro en diversos medios impresos para educación social alimentaria y prevención de la desnutrición. Además escribo sobre estética y ciertos temas de interés médico asistencial, mi segunda gran pasión! Soy fanática de los delfines y ballenas.

Google+ 

Un comentario para “Adicción al celular en los jóvenes

  1. […] adiccion al celular por parte de adultos y niños en el mundo se ha vuelto bastante preocupante y muy peligrosa, […]

Escribe tus consultas, recomendaciones o comentarios aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *