¿Qué es la trocanteritis y qué la ocasiona?

Trocanteritis

Se denomina trocanteritis a la inflamación de la bolsa serosa (estructura ósea con contenido de líquido sinovial), en la zona de la cadera, alrededor del trocante mayor que es la cavidad donde se articula la cabeza del fémur. Esta se caracteriza por un dolor sostenido (o intermitente, según cada caso) que se agudiza al recostarse de lado o al estar sentado, es decir cuando la zona comprometida se encuentra apoyada.

Los síntomas más claros de la trocanteritis son:

  1. Dolor en la cadera, uni o bi lateral
  2. Dificultad para subir escaleras
  3. Dificultad para dar los primeros pasos luego de estar sentados por largo tiempo

 

Esta patología tiene mayor prevalencia en mujeres que en hombres, aunque no es exclusiva de ellas.

 



Principales causas de la trocanteritis:

  1. Traumatismos de distinta índole
  2. Caídas
  3. Obesidad central y/o ginoide
  4. Movimientos repetitivos durante un largo lapso de tiempo.
  5. Paso de la edad
  6. Desgaste físico por un período prolongado de tiempo

En esta enfermedad inflamatoria, debido a la localización de la lesión, cuesta sobremanera dormir de costado, y buscando una posición cómoda, para evitar el dolor al contacto, se tiene un sueño intranquilo e inquieto, que al llegar el día nos deja cansados y somnolientos.



¿Hay tratamientos posibles?

La buena noticia es que hay tratamientos posibles para evitar que este cuadro progrese a sintomatologías más complicadas, que comprometan aún más la zona lesionada y nos limiten severamente en el futuro.

Antes de realizar el tratamiento pertinente se debe buscar la causa de la lesión (ya sea trauma, sobrepeso, etc.) para enfocarse precisamente en el origen específico de la misma, y así adecuar la terapia a esta etiología en particular, con el fin de disminuir los síntomas y garantizar el éxito del tratamiento.

Debido a que esta patología de carácter óseo puede resultar degenerativa si no es tratada a tiempo, es primordial que ante los primeros síntomas recurramos a la consulta médica para que luego de la confirmación del diagnóstico podamos comenzar con el tratamiento adecuado para evitar la evolución de la enfermedad y mejorar así la calidad de vida del paciente.

Por lo pronto se recomienda mantener un peso saludable para no sobrecargar la zona de la cadera, evitando de este modo que el dolor se profundice y que progresemos a cuadros más dañinos para la salud.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *