¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

La planta Bryonia varía su nombre de acuerdo a la especie que crece en cada región: podrás encontrarla como Bryonia Alba, Bryonia Cretica, Bryonia Dyoca, entre varios otros nombres. En homeopatía se usa la raíz, y es común en tratamientos como la constipación, problemas en el hígado, desórdenes en el estómago y en los intestinos.
Es un laxante y un diurético natural contra la retención de líquidos. Combate la artritis y previene infecciones.

Aplicaciones de la Bryonia

Flor de la Bryonia

La raíz de la planta es aprovechada en homeopatía dado que produce una resina gomosa. Si bien tóxica, la tintura obtenida de esta resina contiene propiedades que, en bajas dosis, ayuda en ciertos cuadros como los siguientes:

  1. Constipación.
  2. Retención de líquidos.
  3. Enfermedades en el hígado (se emplea en el alcoholismo, por ejemplo).
  4. Dolores de cabeza.
  5. Afecciones en los ligamentos.
  6. Alivio de artritis.
  7. Infecciones pulmonares.
  8. Problemas digestivos en estómago y/o intestinos.
  9. Hernias.
  10. Lumbalgias.


Efectos colaterales y peligros de la Bryonia

El fruto de la Bryonia, que crece en racimos de bayas, es tóxico

La Bryonia es una planta altamente venenosa: ingerir sus frutos puede causar la muerte, sobre todo en niños. El sólo hecho de tocar sus hojas es capaz de causar irritación en las manos. No es un producto apto para embarazadas. Estudios realizados con la tintura de Bryonia han señalado efectos adversos como:

  1. Vómitos.
  2. Mareos.
  3. Daños en los riñones.
  4. Convulsiones.
  5. Irritaciones en el estómago e intestinos.
  6. Sensación de vértigo.

Las madres lactantes NO pueden ni deben ingerir Bryonia bajo ningún punto de vista.



Como podemos ver, el consumo de Bryonia puede resultar peligroso, sobre todo si no está controlado o indicado por un homeópata bajo una formulación precisa. No debe ingerirse sin la evaluación y dosis indicada tras una consulta profesional, y, como siempre señalamos, ante la menor duda (o efecto adverso si ya la estás tomando), es necesario acudir a un médico.




Soy licenciada en nutrición con master en alimentación natural y macrobiótica. Colaboro en diversos medios impresos para educación social alimentaria y prevención de la desnutrición. Además escribo sobre estética y ciertos temas de interés médico asistencial, mi segunda gran pasión! Soy fanática de los delfines y ballenas.

» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nota: la respuesta a tu comentario podría ser filtrada como correo no deseado. Siempre es conveniente revisar la carpeta "spam" para descubrir errores en la detección.