Andropausia: síntomas y tratamientos

andropausia

En esta nota abordaremos el tema de la andropausia, sus síntomas, y sus tratamiento, ya que se suele hablar de la menopausia, dejando de lado esta etapa tan particular que todo hombre debe transitar.

La andropausia (también llamada menopausia masculina) es un proceso biológico progresivo, caracterizado por una disminución del nivel de testosterona, que le ocurre al hombre a partir de los 35-38 años de edad; es más lento y gradual que la menopausia (femenina), y es bien diferenciada en cada individuo.

Por ser la testosterona la principal hormona del varón, su disminución trae síntomas específicos, aunque no son idénticos en todos los hombres.



Principales síntomas:

  1. Falta de energía.
  2. Disminución de la libido.
  3. Irritabilidad.
  4. Baja energía.
  5. Menor respuesta de erección.
  6. Debilidad muscular.
  7. Algunos momentos de melancolía.
  8. Baja autoestima, sobre todo cuando hay dificultades de erección.
  9. Inconveientes para conciliar el sueño.
  10. Dolor de cabeza.
  11. Disminución de la masa magra o muscular
  12. En algunos casos acumulación de grasa a nivel abdominal.

Para asegurarse de que la andropausia ha llegado a sus vidas lo mejor es una consulta a su médico, quien a través de un atinado interrogatorio con preguntas específicas nos dará un indicio, pero la confirmación absoluta llegará de la mano de un análisis de laboratorio, que permite dosar los niveles de testosterona en sangre; este arrojará los resultados definitivos.



Tratamientos para la andropausia:

  1. Las terapias de reemplazo hormonal de testosterona (TRT), pueden ser por:
  • Vía oral.
  • Inyecciones.
  • Métodos de contacto, por ejemplo parches.

Cabe aclarar que este tratamiento está contraindicado en personas con afecciones en el aparato urinario a repetición, en la próstata, o en personas con antecedentes de tumores a nivel de los testículos.

  1. Acupuntura.
  2. Flores de Bach.
  3. Fitoterapias: a base de apio, ortiga, eneldo, entre otros.

La andropausia a pesar de ser una etapa que trascurre gradualmente, y que les da tiempo a ellos para tomar debida conciencia de lo que va a venir; muchos la viven con resquemor y en plena anarquía con el nuevo estado.

Lo importante es comprender que es algo natural, que se debe afrontar, y que la virilidad y caballerosidad están en las actitudes y en el trato, y no en un abdomen plano y en un alto rendimiento sexual. No lo olviden!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *