Dermatitis atópica en adultos: tratamientos

dermatitis atópica de adultos

La dermatitis atópica en adultos y sus posibles tratamientos son tema de este informe; para que si notaran algún rasgo de su sintomatología sepa consultar a tiempo para una pertinente terapia posterior.

La dermatitis atópica (también conocida como eccema atópico), afecta solo de un 2% a un 5% de la población general, mientras que la prevalencia en niños es de 10% a 20%. Se trata fundamentalmente de un trastorno de tipo dérmico, crónico y de larga evolución, que se caracteriza por: piel seca, descamada, y altamente sensible a la irritación, con un altísimo grado de prurito. (ver: ¿Qué es la dermatitis?).

En los adultos existen zonas donde la erupción se localiza más comúnmente, como en el cuello, escote, pliegue del codo, pantorrillas, manos, pies, cara, y cuero cabelludo.



Los pacientes refieren un alto grado de molestia, sobre todo debido al picor que afecta la calidad de vida de las personas, causando:

  1. Imsomnio: acompañada de un estado de somnolencia diurna.
  2. Estrés: por la tensión que se genera al estar continuamente con esa molestia en la piel, y sus síntomas irritantes.
  3. Falta de confianza: debido al aspecto visible de la enfermedad, que se encuentra asociada a la discriminación y a la curiosa mirada de los demás.
  4. Aislamiento
  5. etc.

La etiología o la causa por la cual se manifiesta esta enfermedad estaría relacionada fundamentalmente con:

  1. Condición de tipo genética.
  2. Clima.
  3. Edad.
  4. Esta es ligeramente más prevalente en mujeres que en hombres.

La piel atópica carece de factores hidratantes, propios de la piel (como aminoácidos, lípidos de barrera de la membrana de la piel) con lo cual todos los tratamientos apuntan, de alguna manera, a devolverles los emolientes propios de la pie.



Tratamientos:

Consisten en medidas para no agravar el cuadro y mitigar la sintomatología existente.

  1. Primeramente no utilizar ropa sintética (poliéster): porque predispone a que el prurito sea mayor y perpetúa el ciclo de picazón, irritación, pudiendo causar algún tipo de infección.
  2. Utilizar ropa de 100% algodón: porque es más noble con nuestra piel.
  3. Hidratarse todos los días: con crema rica hidratante con cortisona, para estimular los agentes mediadores de la inflamación.
  4. Colocar en el agua de baño aceites esenciales, a modo de bálsamo, sobre la piel.
  5. Evitar utilizar esponjas de fibra dura o cepillos exfoliantes.
  6. Dormir con guantes de algodón: para evitar rascarse y que colonice algún tipo de microorganismo que pueda infectar la zona y agravar el presente cuadro.
  7. Corticoides vía oral: en caso de una sintomatología enriquecida y acentuada.
  8. Emulsiones hidratantes corporales, con contenido de ácidos grasos omega 6 y 9: estos reducen notablemente la picazón.

En muchos casos se recomienda algún tipo de tratamiento dietoterápico, ya que algunos alimentos agravan los síntomas cardinales de la enfermedad.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *