0
hiperpotasemia

Los tratamientos para la hiperpotasemia (o hiperkalemia) son obligados, ya que este trastorno electrolítico, en casos avanzados, puede poner en riesgo directo nuestra vida. Es que el potasio, en concentraciones patológicas mayores a 5.5 Meq/L en sangre, es sumamente tóxico para el corazón (la membrana del miocardio posee un caracter altamente excitable frente a este elemento, produciéndose alteraciones en el modo en que late el corazón).

La hiperpotasemia es una patología en la que las concentraciones de potasio en la sangre suelen ser mayores de lo normal, con lo cual este ion se encuentra “circulante” en lugar de estar encerrado dentro de la célula, su lugar natural. por lo tanto, se producen consecuencias donde el órgano blanco fundamental es el corazón.

Cuando se diagnostica hiperkalemia es fundamental saber la causa que la produjo para actuar en consecuencia, excepto que se trate de una hiperpotasemia grave (donde la concentración de potasio en sangre es mayor a 7 mEQ/L); entonces no hay tiempo para averiguaciones: se debe accionar inmediatamente pues estamos frente a una urgencia médica.



Ante la duda de hiperpotasemia el medico indica un electrocardiograma para observar el trabajo cardíaco. Aunque una electro normal no descarta un daño insipiente o futuro, en las emergencias primero se actúa para estabilizar los valores de potasio.

Ver también → La hiperpotasemia y sus peligros

Tratamientos para la hiperpotasemia

El tratamiento para esta patología dependerá directamente del exceso de la concentración de potasio en sangre.

  1. Lo que primero se debe hacer es bajar dichos niveles de potasio lo antes posible; para esto se suelen suministrar fármacos ricos en calcio, o 10 unidades de insulina con 40-50 mililitros de glucosa, ya que este catión bivalente permite la entrada de potasio a la célula, y además contrarresta los efectos nocivos que tiene el potasio sobre el miocardio.
  2. Resina de intercambio iónico: que permite la permuta de potasio a nivel de la membrana gastro-intestinal.

Una vez compensada la hiperpotasemia aguda es necesario conocer la causa que le dio origen para realizar el tratamiento pertinente especifico a su etiología, pero en términos generales se indicará:

  1. Quitar farmacos que pudieran producir aumento de del potasio sérico, como por ejemplo betabloqueantes utilizados en el tratamiento de la hipertensión arterial.
  2. Una dieta baja en potasio, con restricción de frutas y verduras (sobre todo crudas) y mucho cuidado con las sales ricas en potasio que se utilizan como reemplazo de la sal convencional (cloruro de sodio) en los planes de alimentación hiposódicos, para personas hipertensas.


En algunas situaciones se recomienda hemodiálisis para aumentar la eliminación del potasio, y para estabilizar sus niveles siempre que se sospeche de causas se origen renal.

Ante la menor duda realice la consulta clínica! La prevención es la mejor medicina!




» ¿Te ha servido?
¡Compártelo!
Share on FacebookPin on PinterestShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Eliana Ramplona

Soy licenciada en nutrición con master en alimentación natural y macrobiótica. Colaboro en diversos medios impresos para educación social alimentaria y prevención de la desnutrición. Además escribo sobre estética y ciertos temas de interés médico asistencial, mi segunda gran pasión! Soy fanática de los delfines y ballenas.

Google+ 

Escribe tus consultas, recomendaciones o comentarios aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *