Tipos de alergias y sus características

Tipos de alergias

Existen distintos tipos de alergias, cada una de ellas con diferentes características, al igual que sus tratamientos específicos.

Las alergias se definen como reacciones desmedidas del sistema inmunológico ante la presencia de una sustancia en particular responsable de desencadenar una serie de mecanismos, entre los cuales se encuentra la liberación de histamina como mediador químico responsable principal de los signos y síntomas de cada periodo agudo de dicha alteración. (ver también: ¿Qué son las alergias?)



Los tipos de alergias se pueden dividir en:

  1. Alergias al polen: este se produce fundamentalmente en vísperas a la primavera debido a la polinización. Esta alergia particularmente se manifiesta con estornudos, picor en los ojos, congestión nasal, secreción mucosa de la nariz, etc. Suele confundirse con un resfriado.
  2. Alergias al polvo: se trata de alergias de carácter respiratorio, generan picazón y molestias al nivel de la garganta.
  3. Alergias alimentarias: las alergias alimentarias afectan a más del 15 % de la población. Según las estadísticas los síntomas y la reacción (según la zona de localización) pueden ser:
    En la boca: inflamación.
    En el aparato digestivo: diarrea, vómitos, nauseas.
    Aparato respiratorio: apneas, asma, etc.
    Los alimentos más alérgenos son: la leche de vaca, huevos, pescados, mariscos, y frutos secos.
  4. Alergia a los medicamentos: casi el 6% de la población mundial padece en algún momento de su vida un tipo de alergia a algún fármaco. Ni bien se detecte se debe evitar su ingesta. Los medicamentos que mayor índice alergénico presentan son los antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos, analgésicos, miorrelajantes y penicilina.
  5. Alergia a los animales: tanto el pelaje como la piel de los animales domésticos presentan algunos microorganismos capaces de producir alergias. Los más alérgenos suelen ser los gatos que producen sobre todo alergias de tipo respiratorio o cutáneo.
  6. Alergias a las picaduras de insectos: no son muy frecuentes ya que la padece cerca del 1% de la población, aunque son sin dudas las de mayor gravedad. El alérgeno puede ingresar al torrente sanguíneo a través de una picadura, o por el contacto dérmico en caso de algunas heces depositadas en un espacio accesible.


Al introducirse el alérgeno en el organismo de la persona alérgica, su sistema inmunológico se manifiesta produciendo un gran volumen de anticuerpos. Estos van activando distintos mecanismos de autorregulación que ocasionas la liberación de sustancias mediadoras para actuar en contra del alérgeno, para intentar de alguna manera quitarlo de nuestro sistema.

Cada tipo de alergia admitirá una clase de tratamiento específico según cada huesped.

 

No se auto medique, ante la menor dude consulte a su médico.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *