Tratamiento con punta de diamante para la piel

Tratamiento con punta de diamante

El tratamiento con punta de diamante es un procedimiento de dermoabrasión, es decir que consiste en un desgaste mecánico mediante la acción de cabezales recubiertos de pequeños diamantes que le otorgan una función abrasiva para poder remover las capas exteriores de piel y con ella las células muertas, favoreciendo la regeneración del tejido dérmico.

Este método es ideal para:

  1. Atenuar cicatrices.
  2. Tratar pieles engrosadas o envejecidas.
  3. Quitar manchas solares.
  4. Disminuir el borde de las estrías.
  5. Aumentar la producción de colágeno.
  6. Disminuir el tono de la piel.
  7. Tratar la secuela del acné.
  8. Disminuir arrugas y líneas de expresión.
  9. Reducir los poros abiertos.
  10. Eliminar espinillas, puntos negros o blancos.
  11. Reducir el exceso de sebo.


 

Este método debe realizarse (aunque es una exfoliación no muy intensa) con una frecuencia determinada.

 

 Lo ideal es una sesión cada 15 o 20 días. Es un proceso lento y progresivo cuyos resultados van mejorando con el transcurrir de las sesiones.

 

El número de procedimientos dependerá del tipo de piel y de la magnitud de lo que se desea mejorar. De todas formas suelen necesitarse de 5 sesiones en adelante.

Cada sesión suele durar alrededor de 30 minutos y al finalizar se colocan cremas, lociones, o geles refrescantes y descongestivos, para aliviar los síntomas que pudiera provocar dicha técnica.

Entre sus ventajas se pueden mencionar:

  1. Que es una técnica sencilla.
  2. No produce dolor (puede producir una pequeña molestia).
  3. Permite retomar rápidamente a la vida cotidiana.
  4. No tiene secuelas.
  5. Permite maquillarse de forma habitual.
  6. Elimina impurezas.
  7. Brinda a la piel una apariencia fresca y rejuvenecida.


El tratamiento con punta de diamante por ser un procedimiento físico (mecánico), es menos agresivo que un peeling químico, en el cual se utilizan sustancias altamente drásticas para nuestra piel.

El grado de satisfacción de las personas que se someten a esta técnica es muy elevado, debido a las  múltiples ventajas ya mencionadas, y a lo rápido que pueden retomar sus actividades diarias.

La biotecnología aplicada a la belleza de la piel está en aumento, un ejemplo de ello es el tratamiento con punta de diamante, que llegó para quedarse y hace posible que a través de él podamos lucir radiantes y jóvenes otra vez.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

3 comentarios en “Tratamiento con punta de diamante para la piel”

    1. Hola Laura! Tu consulta es correcta. Honestamente el «dolor» que acontece al paciente se hace sentir desde levemente hasta una molestia tolerable, y el nivel de molestia depende directamente del llamado «umbral de dolor» de la persona. En todos es diferente. Hay pacientes que se duermen mientras que otros se ponen nerviosos. Habría que ver tu caso en particular. Luego del tratamiento la piel queda irritada, eso es verdad, pero tras la sesión los dermatólogos aplican geles de aloe vera o manzanilla para desinflamar la zona, y su efecto hace llevadera la recuperación (el ardor no debe ser molestia más de algunas horas). Saludos y suerte! Eli

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *