¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

cansancio psíquico

Cuando hablamos de cansancio psíquico nos referimos a la «falta de ganas de involucrarse con la realidad», ya que al sufrir agotamiento mental no tenemos entusiasmo por hacer nada, se experimenta un desgano general y hasta aparecen síntomas compatibles con la depresión.

La fatiga mental es aquello que produce el cansancio psíquico, por eso no debemos exigirnos más allá de lo que podemos rendir, ni con trabajo ni en nuestra vida social. Hay que tomar los recaudos necesarios y concurrir con un profesional que pueda ayudarnos a salir de este pozo en el cual se ha caído.

Para combatir el agotamiento

Para alejar estos padecimientos hay que tener mucho valor y constancia, dejarse ayudar por amigos y familiares, y distraerse con salidas y actividades diferentes. Pero si ésto no resulta o no es posible, es indicado buscar ayuda profesional. Actuar a destiempo permite que el padecimiento se afiance y agrave, llevando a la persona a un estado depresivo riesgoso.



Tenemos que tomarnos las cosas con más calma al momento de realizar distintas actividades, no saturarnos de cosas que sabemos no vamos a poder cumplir, ya que eso causará la fatiga mental. Abrumarnos con numerosas cosas para hacer solo traerá problemas y cansancio psíquico, ya que no podremos con todo y eso nos llevará a la angustia por tratar de mejorar y ver que todo es en vano.

 

 Debemos bajar la velocidad interna y vivir un día a la vez, conectándonos con el presente para reducir la ansiedad.

 

Que este síntoma se convierta en crónico significa que hace ya tiempo que se lo viene padeciendo. Por eso, ante la primera duda de estar sufriendo este trastorno, debemos buscar la ayuda indicada ya que no es normal ni bueno estar agotados, ni debemos acostumbrarnos a eso!

Esta enfermedad también puede llegar a producir, sino se la trata rápidamente, molestias físicas, como ser dolores de cabeza, cuello, espalda, gastritis y demás inconvenientes, los cuales podrían complicarse. Por eso es tan importante que tomemos esto en serio y que podamos hacer las cosas de una buena manera, sin perjudicar la salud.



Hay que tener en cuenta que todo se puede hacer, y que cada cosa se podrá resolver a su tiempo, sin exigirnos para nada. Es necesario mantener un equilibrio tanto en nuestra vida social como en el trabajo, no podemos hacer más de lo normal, somos personas comunes y corrientes, no súper héroes.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *