¿Necesitas información adicional? ¿Te han quedado dudas con respecto a un tema? Pregúntale al Topo

[email protected]

Dolor de oído y mandíbula: relaciones, causas, tratamientos

causas y tratamientos para el dolor agudo de oido y de mandibula

Decidí asociar ambas dolencias en una misma nota porque (casi) siempre el dolor de oído y mandíbula se presentan a la par. Son malestares íntimamente relacionados, y esto es porque el hueso redondeado de la mandíbula inferior se articula con la pieza ósea temporal del cráneo, donde, ¡justamente!, se encuentra localizado el oído interno y la sien.

calmando el dolor de oido en ninos con trucos caseros← Ver también : dolor de oído en niños

Muchas veces, al masticar, o cuando nos despertamos y movemos la mandíbula para bostezar o hablar, notamos esa tensión. Incluso puede percibirse un chillido crujiente, generalmente acompañado de una molestia aguda. La explicación se debe a una alteración en la articulación temporo-mandibular, que en múltiples ocasiones se irradia al oído, conllevando una hipersensibilidad en la zona en cuestión. Esta patología se denomina síndrome temporo-mandibular, o Síndrome de Coster.



Las causas de esta alteración mandibular que se extiende al oído, a veces incluso alcanzando nuestras mejillas, cuellos y hombros en casos de cuadros severos, no se definen por una causa única, pero por lo general se asocian a los siguientes cuadros:

Causas del dolor de oído y mandíbula:

  1. Bruxismo: es la disfunción por la cual se rechinan los dientes. Esta presión inter-dentaria produce, a largo plazo, una alteración en la alineación de los dientes, por lo cual cambia la mordida (la manera en que los dientes superiores se posicionan sobre los inferiores al morder y mascar). El desalineo genera una contractura en la zona muscular del rostro, sobre todo en la parte lateral, que transita con dolor, espasmos y sensibilidad exagerada.
  2. Estrés: produce una tensión que posiciona la mandíbula de una forma no fisiológica, que, tarde o temprano, se manifiesta con los síntomas característicos en la zona peri-auricular- mandibular.
  3. Problemas dentales: Cuando los dientes se encuentran desalineados, la mordedura genera una presión desequilibrada sobre ciertos puntos de la dentadura, que conlleva, entre otras cosas, a la pérdida de piezas dentarias.
  4. Artritis: se ha producido una alteración o degeneración de las articulaciones de la mandíbula.
  5. Traumatismo o lesiones a repetición en el rostro: este grupo incorpora dos posibilidades muy diferentes; por un lado, incluye a aquellos que han sufrido algún accidente (de moderado a grave, donde ha quedado una secuela o alteración); por otro, es el caso de ciertos deportistas, de individuos que practican boxeo o alguna disciplina marcial, y de empleados de algún oficio o rubro específico, donde los impactos/accidentes al rostro no son extraños.

Síntomas de la alteración mandíbulo-temporal:

  1. Dolor agudo constante, difuso o puntual, según cada caso.
  2. Congestión auditiva.
  3. Picor en el conducto auditivo.
  4. Contractura mandibular.
  5. Zumbidos en el oído.
  6. Dificultad para abrir o cerrar la boca.
  7. Hormigueo o sensación de electricidad.

Los posibles tratamientos para aliviar esta dolencia, que asocia mandíbula y oídos, deben partir desde una certeza respecto del origen de la misma para actuar en consecuencia y con precisión. Por ejemplo:

  1. Si esta se debe a una incorrecta alineación de las piezas dentales, el dentista recomendará un protector oral o bucal, para evitar que rechinen los dientes, aliviando de este modo la tensión causante de la alteración.
  2. Reducción del estado de estrés: a través de ejercicios de respiración u otras disciplinas afines.
  3. En la etapa aguda, se recomienda dieta blanda o líquida, con el objetivo de no forzar aún más la articulación mandíbulo-temporal.
  4. Es recomendable evitar las bebidas muy frías para disminuir la ocurrencia de episodios espasmódicos. Esto incluye las cremas heladas.

 

Atención: si tu mandíbula queda trabada, se trata de una urgencia médica!






» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 comentarios en “Dolor de oído y mandíbula: relaciones, causas, tratamientos

  1. Ramón dice:

    Hola, buenas. En ocasiones medianamente regulares la mandíbula se me queda como trabada, y en ocasiones me llega a derivar en un dolor agudo del oido. Llego a sentir como si un líquido u algo desagradable de describir estuviera saliendo en él, y no sé de qué puede ser. La mandíbula se me queda trabada con facilidad, y puedo sentir como cruje si la muevo de lado a lado. Me preocupa bastante la verdad. Tengo 20 años y mi dieta es equilibrada, y a pesar de practicar artes marciales este dolor me viene sucediendo de antes de empezar a practicarlas. Muchas gracias.

    • Eliana Ramplona dice:

      Hola Ramón. Sin duda vas a necesitar una radiografía, y un odontólogo te la podrá prescribir. La quijada apoya cerca de los oídos, y cualquier desorden óseo o de articulación (o incluso bruxar durante la noche, es decir, morder fuerte mientras duermes) puede provocar paralelamente molestias como las que describes.
      Besitos, Eli.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *