Tos nocturna seca: causas y tratamientos

tos nocturna seca

La tos seca por lo general es irritativa, suena dura y raspada (similar a un ladrido). Se suele presentar de noche, sobre todo cuando nos disponemos a dormir, por la posición horizontal que adquirimos al recostarnos, la cual afecta nuestro descanso y calidad de sueño.

 

La tos nocturna seca es más frecuente de lo que todos pensamos, afecta a una de cada cinco personas.



Entre las causas de la tos seca nocturna podemos mencionar:

  1. Irritación de las vías respiratorias.
  2. Por efecto secundario de algunos medicamentos.
  3. Laringitis y recidivas de esta enfermedad.
  4. Por abuso de las cuerdas vocales, al cantar o gritar muy fuerte.
  5. Por introducción de cuerpos extraños a la vía aérea superior.
  6. Reacciones alérgicas.
  7. Traqueitis (inflamación de la tráquea).
  8. Reflujo gastro-esofagico: debido a que el contenido del estómago (con un PH muy ácido) vuelve al esófago, produciendo irritación en la mucosa de dicho órgano.
  9. Tabaco.
  10. Asma.

Tos psicogénica:

No se puede dejar de mencionar la tos psicogénica, que es seca y profunda. Esta aparece cuando el paciente se encuentra nervioso, o en un estado particular de tensión que no puede dominar, y se debe a un patrón meramente psicológico que se presenta en forma de ataques intensos, debidos a algún tipo de brote emocional o psíquico donde la persona siente necesidad de carraspear y muchas veces se acompaña con un estado de falta de aire.



Tratamiento:

Antes de tratar la tos nocturna seca, o cualquier otra patología, se debe determinar su causa. Aunque entre los tratamientos generales, podemos mencionar:

  1. Antitusivos.
  2. Aplicación de calor en la garganta y pecho.
  3. Baños de vapor aromáticos.
  4. Dejar de fumar.
  5. Cuidar las cuerdas vocales.
  6. No comer en exceso, sobre todo antes de acostarse.
  7. Si se debe a parámetros psicológicos se debe tratar con un terapeuta.

Tener en cuenta que en algunos casos la tos seca se debe a problemas cardiacos, por eso si tenemos antecedentes familiares, o factores de riesgos (como hipertensión, sobrepeso, obesidad, o un estado de estrés activo), una consulta con su médico nunca está de más, en este caso la tos seca puede ser el síntoma de una complicación más grave. Atención!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *