Masaje ayurveda abhyanga: técnica y beneficios

Masaje ayurveda abhyanga

El masaje ayurveda abhyanga es un sistema holístico de la medicina que ha sido desarrollado en la India y es considerado un método curativo natural, de los más antiguos que se conocen en el mundo.

Ayurveda significa “ciencia de la vida”. Sostiene que el hombre “es un universo en sí mismo”, capaz de adquirir la práctica de la autocuración a través del equilibrio de la energía del cuerpo.

Una de las técnicas del masaje ayurveda se denomina abhyanga, que se traduce como “untado en aceite”, y así es, en ésta se emplean diferentes tipos de aceites aromatizados con hiervas para contribuir a una mayor relajación, haciendo uso al mismo tiempo de la aromaterapia, que favorece la introspección.



La técnica consiste en trabajar sobre los centros energéticos o doshas a través de una serie de movimientos (circulares, rítmicos, suaves e intensos), para activar la energía vital, y así equilibrar los tres puntos de energía: vata (aire), pitta (bilis) y kapha (flema), para que el cuerpo permanezca sano, porque cuando éstos se encuentran desfasados, el cuerpo enferma.

Lo interesante es que no todos tenemos el mismo punto de armonía, sino que cada individuo posee un equilibrio singular, sincronizado con su propia energía, y ésta se puede encontrar a través de esta práctica.

El masaje ayurveda abhyanga es un sistema que:

  1. Integra cuerpo, mente y espíritu.
  2. No se enfoca sólo en el síntoma sino en el ser como un todo.
  3. Procura un tratamiento de salud integral.
  4. Está orientado al equilibrio corporal.

Los beneficios de esta técnica son:

  1. Facilita la eliminación de toxinas.
  2. Distienden nervios y tendones.
  3. Refuerza al sistema inmunológico.
  4. Favorece la respiración.
  5. Beneficia el funcionamiento del sistema endócrino.
  6. Descongestiona la circulación linfática.
  7. Estimula la autoconfianza y la estabilidad espiritual.
  8. Incrementa el dominio de sí mismo.
  9. Fortalece las defensas del cuerpo.
  10. Aumenta la elasticidad de los vasos sanguíneos.
  11. Mejora el aspecto de la piel.
  12. Regula la temperatura corporal.
  13. Calma padecimientos y pesares.
  14. Induce al sueño.
  15. Mitiga dolores en general.


Tras esta información considero innecesario agregar más. El equilibrio energético, la fuerza vital interna y esta técnica milenaria con orígenes hindú asociándose de manera estrecha y dinámica, determina un verdadero equilibrio interior, tal vez el único camino para la sanación y el bienestar de nuestro yo físico, psíquico y espiritual.

¿Acaso no les he despertado curiosidad?




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *