Stevia y diabetes: una relación saludable

stevia y la diabetes

Hoy conoceremos los motivos por el cual la planta stevia y la diabetes conforman una combinación saludable para mantener controlada la enfermedad, además del peso corporal… no es poca cosa, ¿verdad?.

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica, que se define como un aumento de la glucosa en sangre por encima de los 125miligramos/decilitro, en ayunas; o por sobre los 200 miligramos/decilitro, tomada de manera casual o al azar, en cualquier momento del día. Esta trae síntomas muy característicos, denominados de las 3P: polifagia (comer en exceso), poliuria (orinar en exceso), polidipsia (sed excesiva). Puede ser controlada, pero de no ser así impacta de manera significativa en nuestra salud (ver: ¿Qué es la diabetes?).



Los diabéticos, por una cuestión de educación alimentaria, teniendo como objetivo primario mantener los niveles de glucosa en sangre (glucemia) dentro del rango de normalidad, tienen contraindicado el consumo de azúcar; por lo tanto como alternativa viable del tratamiento dietoterápico, se debe incorporar un homologo al azúcar, que permita endulzar pero con la salvedad de no subir el índice glucémico. Es justo allí donde los edulcorantes no calóricos aparecen en el foco de la escena aunque algunos de origen sintético, no nutritivos, poseen sustancias cancerígenas, que además aumentan considerablemente los valores de presión arterial por su gran contenido de sodio.

El endulzante stevia, en cambio, es un producto de origen natural, que a pesar de ser procesado para adaptarlo a sus diferentes presentaciones, además de su potente poder endulzante, posee propiedades terapéuticas realmente muy beneficiosas para nuestro bienestar. Entre estas podemos mencionar su capacidad hipoglucemiante, es decir que regula la cantidad de glucosa en sangre, permitiendo que se metabolice rápidamente e ingrese a la célula, donde se realizan diferentes procesos que actúan como cofactor o sustrato para la formación de otros elementos, o como reactante para la obtención de energía (ver: Stevia, sus propiedades y contraindicaciones).

Por esto se ha transformado en el edulcorante por excelencia de las personas que padecen diabetes, y más aún si ésta se haya combinada con episodios de hipertensión arterial, ya que endulza manteniendo normales los niveles de glucosa en la sangre, y además, permite no elevar la tensión arterial.



Su mecanismo regulador de la glucosa en sangre se debe fundamentalmente al principio activo de la stevia, denominado steviosido, que actúa estimulando las células beta del páncreas, para que se produzca una cantidad de insulina tal que favorezca la entrada de la glucosa a la célula, para allí ser metabolizada y que no permanezca a nivel sanguíneo.

Por eso es que la stevia es uno de los mejores aliados para controlar la diabetes, porque evita que la glucosa se eleve en la sangre, reduciendo los desbastadores efectos que esta puede ocasionar a nivel multisistémico.

Stevia… endulza saludablemente!




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *