¿Cómo dejar de fumar sin engordar?

Dejar de fumar

Muchas personas no se aventuran a dejar el infame hábito de fumar justamente por el enorme temor que les da que la balanza inevitablemente oscile de manera ascendente; y más grave aún es que muchos utilizan el cigarrillo como método adelgazante, sabiendo (o no tanto) el alto precio que pagan por ello.

Sería interesante saber por qué engordamos al dejar de fumar: básicamente la premisa más acertada sostiene que se debe a la ansiedad que nos asalta al dejar de tener el cigarrillo en la boca, y esto nos lleva a recurrir a la heladera para mitigar la falta de éste con otra cosa que no es ni más ni menos que comida.

Existen alimentos que predisponen más a fumar, que hacen que tengamos deseos de encender uno inmediatamente, como son el café, la carne y el vino. Por eso si estamos en plan de dejar de fumar no deben hacer abuso de estos ya que nos traerá a nuestra memoria eso que tanto queremos dejar!



Pero la buena noticia es que, en oposición a estos, encontramos alimentos que hacen que el cigarrillo sepa mal. Son excelentes aliados para abandonar por fin el vicio y que por ser saludables no nos hacen engordar. Entre ellos podemos mencionar: frutas, verduras, y lácteos (preferentemente descremados).

 

Los beneficios de dejar de fumar son innumerables. Anímense a mejorar sus vidas!

 

Existen distintas estrategias para dejar de fumar sin engordar, como por ejemplo:

  1. Beber mucho líquido: en lugar de una pitada dar un sorbo de agua, no hay nada más saludable… (ver también: Los beneficios de beber agua).
  2. Tener hortalizas cortadas en bastones: a modo de bocadillos, para tomarlos cuando los deseos de fumar comiencen a aparecer.
  3. Realizar ejercicio: esta es la mejor terapia para calmar la ansiedad, de hecho estimula la producción de endorfinas de manera tal que el bienestar reforzará nuestra voluntad para conservar el cigarrillo a distancia, manteniendo al mismo tiempo nuestra figura esbelta y los músculos más fortalecidos.
  4. Preparar infusiones relajantes: como por ejemplo el tilo, que aunque no lo crean nos trae la serenidad necesaria para que las ansias no nos hagan claudicar.
  5. Masticar chicles sin azúcar: nos mantendrá entretenidos por un tiempo, para no desear el cigarrillo.


Lo ideal es tener un plan combinado de dejar de fumar y simultáneamente comenzar con un plan de alimentación saludable para mejorar nuestra calidad de vida en todo su espectro.




» ¿Te ha servido? ¡Compártelo! Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

2 respuestas

    1. Hola Charro. Los cigarrillos tienen nicotina, una sustancia que, entre otras cosas, resulta anorexígena para el cuerpo (reduce el apetito). Las personas que fuman canalizan gran parte de su ansiedad (oral) en el cigarrillo, y al dejar el tabaco esa ansiedad es volcada en la ingesta, es decir que, por un lado, desaparece el anorexígeno del cuerpo, lo que devuelve el hambre normal, y por otro se come más debido a estados de ansiedad. Esa es la explicación! Besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncios

BuscaTopo

¡Quiero saber más!

Anuncios